lunes, 31 de agosto de 2015

El nacimiento a la vida


San Ramón Nonato, mercenario, redentor de cautivos.

 Santo Patrón de los partos, matronas, niños, embarazadas y personas acusadas falsamente.

Un santo poco conocido es San Ramón Nonato, representado como tantos otros, en las paredes de nuestra querida Catedral conquense. Su festividad es celebrada por la iglesia, el 31 de agosto y con él aprendí a descubrir los misterios de la vida, allá por los años sesenta donde todo lo relacionado con la procreación humana era un tabú difícil de roer. Os relato la historia tal como me sucedió, tendría por aquellos tiempos unos ocho o nueve años.
San Ramón Nonato. Trascoro de la
Catedral de Cuenca 


Esa mañana de domingo del mes de agosto paseábamos por la Plaza aprovechando las sombras que ofrecían los árboles que en línea recta se distribuían a lo largo de la Plaza en paralelo con la barandilla que da a la calle del Pilar (Pilares), las sombras nos libraban de la calima del estío veraniego, cuando María, la hija de la dueña de la tahona, embarazada se aproximaba a nosotros. Le preguntó mi abuelo ¿Cuánto te queda? ¡Ya he salido de cuentas, Sabino! ¿Vienes de rezarle a Ramón Nonato? Sí, es posible que dé a luz para su festividad.

Estábamos en la década de los sesenta y los niños no sabíamos nada sobre el tema de traer un bebe al mundo. Todo era nuevo para mí, la información sobre la sexualidad era un tabú difícil de roer y la inocencia de esos años se reflejaba en mí cuando le pregunté a mi abuelo qué era dar a luz y como se podía haber metido el niño en la tripa de esa mujer. Mira Josemari esos temas son más para que te los expliquen tus padres antes que yo, de momento vamos a la Catedral que te voy a hablar de San Ramón Nonato. Pregunté a mi abuelo ¿Nonato es el apellido del Santo? No, aguarda que ahora te explico estas cosas.

Nada más entrar en la Catedral nos dimos de bruces con el santo, está situado en  la nave Sur en el trascoro. Me hizo traer un reclinatorio con asiento y sentándose me comenzó a relatar su historia. Habla la tradición que su nacimiento fue el 2 de febrero de año 1200, en Portelluna población del municipio de Cardona, perteneciente a la provincia de Barcelona. Su madre embarazada de él, iba todos los días a rezar a una ermita que estaba a las afuera del pueblo dedicada a San Nicolás de Bari, allí frente a la Virgen con el Niño le pedía por el niño que llevaba en su seno. Replicando yo, en la tripa. Un día regresando de la ermita cayó al suelo muerta. Ese día el Vizconde de Carmona, D. Ramón Folh que había salido de caza, regresaba a su castillo, al verla tendida en el suelo, se bajó de su caballo y observo que estaba sin vida, y poniendo su oído sobre el vientre de la mujer sintió el latido del corazón del niño y cogiendo su daga le abrió el vientre extrayendo de su interior al niño. A los pocos días fue bautizado poniéndole el nombre de Ramón, que era el nombre del Vizconde, en agradecimiento a su intervención, quien lo tomó como ahijado. Josemarí, a los no nacidos por el método tradicional, siendo extraídos del vientre materno, se les llama NONATOS, no nacidos. ¿Cuál es el método tradicional, abuelo? Eso se lo preguntas a tu madre, que ya sois cinco en casa, no dándome más explicaciones.

Su festividad es el 31 de agosto, por eso dice María que posiblemente coincida su parto con su festividad. El Papa Gregorio IX lo nombró cardenal en el año 1239, pero no llegó a ocupar el cargo porque murió en el camino hacia Roma, el 31 de agosto del año 1240. Se le han atribuido muchos milagros, antes y después de su muerte.

Es anecdótico como se designó el lugar de su enterramiento, porque dos pueblos disputaban el tener sus restos, así que poniendo su cuerpo al lomo de una burra y tapándole los ojos le dejaron ir, acordando que donde se parara la mula allí sería el lugar elegido por el santo para ser enterrado, tras una larga marcha la burra llegó a la ermita de San Nicolás, donde su madre iba a orar por su nacimiento. Fue canonizado por el papa Alejandro VII en 1657.

Es el Santo Patrón de los partos, matronas, niños, embarazadas y personas acusadas falsamente.

San Ramón Nonato, fue fraile de la Orden de los Mercenarios, donde ingresa a la edad de 20 años. La Orden se dedicaba al rescate de cautivos, de manera que el fraile quedaba en el lugar de reo. En 1236 es llevado a Argelia, donde había gran cantidad de cautivos, quedando como rehén, esperando a ser rescatado cuando sus hermanos reunieran el dinero necesario para su liberación. En este periodo se dedica a consolar a los prisioneros, les hablaba de ese Dios que nunca nos olvida, llegando a convertir a prisiones y guardianes. Eso hizo encolerizar a los mandos, quienes le ponen un candado en los labios para acallar su predicación; únicamente le era retirado para alimentarlo. No bastó eso para que él siguiera con su evangelización.

Cuenca, 31 de mayo de 2015


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada