miércoles, 22 de noviembre de 2017

La última visita guida gratuita del año en la Catedral de Cuenca. Esta vez por la vidriera abstracta


El arte abstracto hecho Luz

Visita gratuita por la vidriera abstracta de la Catedral de Cuenca

El primer sábado del mes, día 2 de diciembre, a las 11 de la mañana el profesor e investigador José María Rodríguez González realizará una visita guiada por la obra de los cuatro artistas que intervinieron en la elaboración de los bocetos de las vidrieras nuevas del siglo XX: Gustavo Torner, Gerardo Rueda, Bonifacio Alonso y Henri de Chanet.
La arquitectura gótica esta especialmente armonizada con la experiencia religiosa. El arquitecto gótico, en alguna medida, intentaba representar la magnificencia de la Jerusalén Celeste  (Ap 21, 21).
La Catedral de Cuenca es una realidad que se ha consolidado a lo largo de los siglos llegando a su configuración actual como resultado de las actuaciones de los distintos momentos de su historia. 
Por todo ello la Catedral debía albergar en su seno el arte del siglo XX y para ello el Cabildo elaboró un programa de contenido religioso que fue facilitado a los cuatro artistas elegidos, que elaboraron los bocetos.
La construcción de las nuevas vidrieras fueron elaborados con el lengua artístico de nuestro tiempo apoyado en la idea universal de la Salvación del hombre, que contribuye a la definición de un nuevo espacio interior de la Catedral conquense que la define como la única que alberga en su interior todas las artes desde su construcción.
Cuenca, 22 de noviembre de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

martes, 21 de noviembre de 2017

Un rincón para Catalina en la Catedral de Cuenca


Es una de las capillas más antiguas de la Catedral

En la nave del Evangelio y después del retablo barroco de la Virgen de las Nieves y junto al arco de Jamete esta la capilla de Santa Catalina de Alejandría, cuya festividad se celebra el 25 de noviembre.

Esta capilla es una de las más antiguas de la Catedral. Su construcción es de estilo gótico, fechada en la primera mitad del siglo XV. Su interior nos muestra una sencilla bóveda de crucería, con su clave central y sus cuatro ménsulas sobre las que descansan sus nervios, con una doble portada formadas por arco de medio punto, con dos baquetones góticos a cada lado de la entrada. El jambaje de ambas puertas es de madera, sus barrotes, sencillos y redondos y los montantes, semicirculares en ambos casos y presididos por el escudo de armas de la casa del que fuera el primer patrón de la capilla, D. Luis de Guzmán, por cesión del Cabildo en el año de 1598.

La primera vez que se hace alusión a esta capilla es por el Obispo Lope Barrientos aludiendo a su constitución por el reverendo D. Pedro Bahamonde (Vaamonde) Canónigo de esta Catedral y que fue nombrado Obispo de Mondoñedo en el año de 1446 y que dotó para su mantenimiento de la prestamera del Castillo junto con su dehesa.

Esta capilla durante muchos años siguió perteneciendo al Cabildo, hasta que D. Luis de Guzmán muestra sus deseos de tenerla para enterramiento de sus familiares.

Ante los grandes destrozos ocasionados en la torre del campanario por un rayo que cayó el 9 de mayo de 1597 y hallándose el Cabildo con necesidades económicas, accede a su venta el 24 de octubre de 1597 por un montante de cinco mil ducados. La escritura se hizo efectiva el día 11 de septiembre de 1598, en la sala del Cabildo de Cuenca, ante el escribano público, D. Gabriel Ruiz.

Las rejas son de madera, del siglo XVII y posiblemente de Pedro de Arenas. La capilla posee un rico retablo renacentista de principio del siglo XVI, sobre el año de 1520 a 1525. Su autor no está definido con certeza pero por su estilo y composición bien pudiera ser de Hernando Yáñez de Almedina.

El retablo está formado por una tabla central en la que se reproduce a la Santa titular de la capilla. La escena en ella representada es la del martirio de Catalina de Alejandría, también llamada Catalina del Monte Sinaí, al aparecer su cuerpo en la gruta del monte Sinaí. Está basado en la leyenda medieval que asegura que Catalina, descendiente de nobles, fue entregada a los verdugos por su tenacidad en defender y mantenerse en la doctrina de Cristo. Según la alegoría del cuadro, parece ser que fue entregada por su propio padre, personaje que aparece montado a caballo acompañado por tres sirvientes, dos de ellos vestidos de soldados romanos y que permanecen en segundo plano. Catalina aparece arrodillada delante de la rueda de cuchillos que había de servir para su martirio, y entre los esbirros que habían de ponerla en movimiento, abatidos todos ellos y alguno mal herido y ensangrentado por la lluvia de piedras que para deshacer la rueda del martirio envían los ángeles desde el cielo.
Todos estos detalles que describo proceden de las leyendas que en el anterior artículo mencionaba cuando hablaba de la “passio”, que es una obra griega, escrita entre los siglo VI-VIII, y se cree que el redactor fue un monje del convento del Monte Sinaí, donde se cree que fue depositado el cuerpo de Catalina por los mismos ángeles. Esta narración fue considerada como una biografía histórica y contribuyó, en gran medida, a la difusión del culto de la Santa Catalina. En esta tabla se hace patente la historia del relato.

Hay que destacar también el grupo escultórico que existe en la tabla central del montante, con cuatro figuras en alto relieve. Representa  a la Virgen María de pie con el Niño sobre su brazo izquierdo, detrás de ella y también de pie, un ángel. Delante de la Virgen un caballero de rodillas tomándole su mano derecha como señal de aceptación y benevolencia, el caballero parece sostener un báculo en su mano izquierda y está considerado como San Antonio Abad, el fundador de la vida eremítica en la prodigiosa Tebaida del siglo III.  

 A cada lado izquierdo del retablo hay una inscripción que transcribiéndola dice: “Aquí yace la señora doña Isabel de Torre viuda de García Zapata vecino de Inista, que en esta capilla fundó dos capellanías y un sacristán, con otras memorias, de que dejó por patrón al señor don Luis Guzmán, su primo y su heredero, por vía de patronazgo. Fallecido a 30 de Diciembre de 1599 R.I.P.

En el lado derecho y bajo el escudo de armas de los Guzmanes dice: “Esta capilla de la advocación de Sta. Catalina de Monte Sinaí compró de la Fábrica de esta Sta. Iglesia y de sus bienes la dotó de capellán y memorias D. Luis de Guzmán, caballero de la Orden de Calatraba, Regidor de
esta ciudad; fue dos veces procurador de Cortes por ella, y una diputado de los Reinos, desde el año 1592 hasta el de 1605, continuamente, en que ordenaron muchas cosas del servicio de Dios y de Su Majestad, en bien del reino y utilidad de esta ciudad y su provincia; dejó por patrón a don. Gaspar de Guzmán, su hijo, caballero de la Orden de Santiago y regidor de Cuenca, y de doña Mariana Muñoz, su mujer, y nombró sucesores por vía de mayorazgo murió de edad de 64 años, a dos de abril de 1617 años. R.I.P.”

Cuenca, 21 de noviembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Inteligente y mujer. Santa Catalina de Alejandría


Una mujer adelantada a su tiempo. Santa Catalina de Alejandría

El día 25 de noviembre se celebra su festividad.

Hoy diríamos de Catalina fue una mujer muy inteligente y culta, valores que en una mujer a finales del siglo IV no eran tenidos en cuenta socialmente hablando.
Santa Catalina de Alejandría

Nació en el seno de una familia noble de Alejandría, sus padres pronto se dieron cuenta de su gran inteligencia y le facilitaron el acceso a los estudios en ciencias y letras. Sobresaliendo tanto en sus estudios que se llegó a situarse a la altura de los grandes poetas y filósofos de aquella época.

La Catedral de Cuenca dedica una capilla a esta Santa. Se sitúa en la nave del Evangelio a la altura del Arco de Jamete. El primer propietario de la capilla fue D. Luis de Guzmán, como atestigua su escudo de armas. El espacio para la capilla fue cedido por el Cabildo en el año 1598.

Santa Catalina junto con otras santas, como Santa Margarita y Santa Bárbara, fueron calificadas, con otros catorce santos, como los más útiles para el cielo. Fue alabada por los predicadores y cantada por los poetas. Sabido es que  Bossuet, defensor de la teoría del origen divino del poder, le dedicó uno de sus más hermosos panegíricos y que Adán de San Víctor, considerado el mejor y el más grande poeta litúrgico en latín del Medievo,  escribió un magnífico poema en su honor al que tituló: “Vox Sonora nostri chori”. La Iglesia Católica, liberándola de las narraciones legendarias, la inscribió en el Martirologio Romano como “Liberum memoria”.
Catalina nació en el año 290. Su vida se enmarca en el siglo IV; un día se le apareció Cristo y desde ese momento su vida cambio, decidiendo dedicarse a difundir la verdad del cristianismo.

El emperador Majencio (306-312) fue a Alejandría para presidir una fiesta y ordenó que todos los súbditos hicieran sacrificios de toros y ovejas a sus dioses. Catalina fue obligada a ir, pero en vez de realizar el sacrificio ella hizo la señal de la cruz. Se dirigió al Emperador, presente en el acto, y sin miedo le exhortó a que conociera al verdadero Dios y dejara de hacer sacrificios a falsos dioses. Ello le valió que fuera arrestada y conducida a palacio e invitada a que repusiera su actitud, ella no sólo no cedió en su manera de hacer si no que le retó a un debate sobre la verdad y la existencia de un solo Dios.

En el debate filosófico, los 50 sabios elegidos por el Emperador fueron convertidos al cristianismo provocando la ira de Majencio quien los hizo ejecutar. El Emperador, seducido por su belleza, trató de convencerla con promesas, pero al no lograrlo mandó azotarla y después la encerró en prisión. En el calabozo fue visitada por la emperatriz, deseosa de ver a una mujer tan extraordinaria, le acompañó el jefe de las tropas, Porfirio, que también se convirtió junto con otros 200 soldados. Según cuenta la “passio”.

Cansado el Emperador de que sus promesas no tuviera el éxito esperado en Catalina, mandó que fuera torturada con una máquina formada por una rueda guarnecida con cuchillas afiladas. Al tocar el cuerpo de Catalina las cuchillas estas se doblaron sin ocasionarle ningún mal. Tras este fracaso Majencio la hizo decapitar, al igual que a Porfirio y a cuantos se convirtieron al cristianismo de sus soldados.
Capilla de Santa Catalina de Alejandría
Catedral de CUenca

Cuanta la leyenda que su tumba fue encontrada al pie del Monte Sinaí, en el monasterio que lleva su nombre. Se dice que fueron los monjes quienes encontraron una gruta en la montaña, hallando en ella el cuerpo intacto de la Santa, que había sido depositado allí por los ángeles. Por este motivo se iniciaron peregrinaciones de todo el mundo.

Su fiesta de recordatorio se celebra el día 25 de noviembre. Fue la Santa más representada en el arte después de la Virgen María en el renacimiento.

Al leer la biografía de la Santa nos encontramos con la palabra “passio”. He de decir que la “passio” es una obra originl griega que fue escrita entre los siglo VI-VIII, se cree que el redactor fue un monje del Sinaí, conocedor de los santos lugares. Esta narración fue considerada como una biografía histórica y contribuyó, en gran medida, a la difusión del culto de la Santa Catalina.

Como estudioso de la iconografía diré que los instrumentos del martirio, la rueda y la espada, y los signos de realeza y sabiduría, que son la corona y el libro, prácticamente aparecen en todas las pinturas y esculturas. Sin embargo, el signo más característico es la rueda con calvos y sierras, como instrumento utilizado en su martirio. Ello ha llevado a utilizarla como patrona todos aquellos artesanos que trabajan con rueda como; los carreros, molineros, traperos, hilanderas, ciclistas, relojeros, que una de las ruedas base del reloj le pusieron el nombre de “rueda catalina” en su honor. También es tomada como patrona de los escolares y estudiantes, de los filósofos.

Como al principio del artículo decía, la capilla dedicada a la santa en la Catedral de Cuenca fue construida a mediados del siglo XV y modificada su entrada principal en el siglo XVI con los dos arcos de medio punto. Sobre el año 1525 se hizo el retablo, reformado en el año 1598, cuando compró la capilla D. Luis de Guzmán, regidor de Cuenca.
Lo más destacado es la tabla central que representa el martirio de Santa Catalina. La composición en planos escalonados es de estilo italiano. Lo elevado del paisaje, el duro plagado del manto de la Santa y la aspereza de los rostros lo relaciona con la escuela hispanoflamenta.

Invito hacer una visita a esta rica capilla que pasa desapercibida pero que es grande tanto por la Santa que la preside como por el retablo y altos relieves que posee.

Cuenca, 19 de noviembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

viernes, 10 de noviembre de 2017

“A cada cerdo le llega su san Martín”


El pueblo y sus creencias religiosas se funden en el tiempo


Solamente he utilizado esta expresión una vez en mi vida. Se la lancé sin contemplaciones a una persona que ocupaba un puesto de cierta relevancia en su momento. Habiendo solicitado una comisión de servicios para trabajar en esa institución y siéndome concedida, me presenté a su Director para empezar a trabajar. Al ser recibido con cierto desdén, no me lo pensé dos veces, le solté: “a cada cerdo le llega su San Martín” y de inmediato renuncie a esa comisión.

Ese año volví a la docencia después de diez años prestando mis servicios en la Administración Educativa. Ese curso disfruté de mis alumnos como jamás había disfrutado. Siendo sincero, he de reconocer, que en más de una ocasión me he arrepentido de haber reaccionado de esa manera, pero fue instintivo y no lo pude evitar.
Detalle de la rejería de la Capilla de San Martín. Catedral de Cuenca
(C) José María Rodríguez González

A cada cerdo le llega su San Martín”. Esta expresión es un refrán castellano que indica que a cada cual recibirá en su momento la respuesta por los actos cometidos, es decir: si alguien ha actuado incorrectamente, tarde o temprano, pagará su culpa.

La festividad de San Martín se celebra hoy, día 11 de noviembre y en tiempos de escasez en las familias se criaba un cerdo. Mi familia no era ni más ni menos que las demás y eso del cerdo lo hemos vivido con matazón incluida, sus carnes era el sustento de la familia en los meses de invierno. El día que se mataba el cerdo era un día como festivo y se hacían gachas y se asaba panceta, se adobaba las costillas para las orzas, se salaban los jamones y se dejaban las carnes adobadas para hacer los chorizos unos días después.

Esto que les cuento en la actualidad se sigue haciendo en algunas localidades como atracción turística o como día de convivencia entre vecinos de un mis pueblo.

Otros refranes sobre San Martín aluden al “Veranillo de San Martín”. Este veranillo suele durar tres días.

¿Nos hemos preguntado el por qué de este refrán?

Les cuento. Este refrán castellano está ligado  al Santo que le da su nombre. San Martín partió su capa en dos para cubrir a un mendigo que estaba padeciendo frío por su desnudez. Se cuenta que Dios recompensó al Santo haciendo que la meteorología cambiara durante unos días, invirtiendo el frío del mes de noviembre en unos días veraniegos. El refrán se completa con otro que determina la finalización de los días de bonanza y dice así: “De San Martín a Santa Isabel, veranillo es”, siendo la festividad de Santa Isabel el 17 de noviembre.

San Martín de Tours, nació en Hungría en la localidad de Szombathely, en el año 316 y murió en el pueblo de Candes en el año 397. Este santo es conocido también como San Martín Caballero por su padre, que era tribuno militar en Pavía quien lo hizo servir en la Guardia Imperial Romana a la edad de 15 años, en la que sirvió a caballo, primero en Italia y luego en la Galia, de ahí el apodo de “Caballero”.

Por si no ha quedado claro, la historia cuenta que durante el invierno del año 337, en Amiens (Francia), en la puerta de la ciudad, había un mendigo medio desnudo y moribundo, la noche era gélida, Martín sin pensarlo partió su capa en dos, dando un trozo al mendigo para que se protegiera del frío. Cristo se le apareció, posteriormente, vestido con la media capa que había dado al mendigo como gesto de agradecimiento por su acto de bondad. Hecho que le hizo dejar la vida militar en el año 356, pidió el bautismo y se unió a los discípulos de San Hilario en la ciudad de Poitiers (Francia).

Capilla de San Martín
Catedral de Cuenca
San Martín es un santo muy venerado y como sabéis nuestra Catedral tiene dedicada una capilla a él. Fue fundada por el Canónigo Martín de Huélamo y construida hacia el año 1550. La reja fue forjada y repujada por el herrero Hernando de Arenas, tiene en su montante a San Martín partiendo su capa con el pobre. El retablo es de estilo platerésco y se cree que fue realizado por Giraldo de Flugo. Es una obra magnífica donde se combina las tallas de madera policromada con el alabastro y la pintura sobre tabla.

En el centro del retablo la escena que hemos comentado y en los intercolumnios, en alabastro, San Pedro, San Pablo, San Andrés y San Cristóbal.  En la predela el Ecce-Homo. En el cuerpo superior, la Virgen con el Niño, Santa Lucía y Santa Catalina de Alejandría, éstas en óleo sobre tabla de la escuela conquense.

San Martín es protector de los mendigos y patrón de los soldados, comerciantes, tejedores y fabricantes textiles.
Hoy, día 11 de noviembre, es su festividad, no dejéis de pasaros por la Catedral y hacer una visita a la capilla de San Martín.

Felicidades a quien lleve tan venerable nombre “Martín”.

Cuenca, 11 de noviembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Visita guiada sobre la iconografía del siglo XV en la Catedral de Cuenca


El sábado, día 4 de nobiembre, a las 11.00 horas, el investigador José María Rodríguez González ,realizará una visita guida por el mundo iconográfico del siglo XV en la Catedral de Cuenca.

La iconografía de la Castedral de Cuenca es muy peculiar al ser una iconografía marginalista. Se llama marginalista al proceder de los códices, libros que su texto era en lengua aramea o latín y poca era la gente que podía leerlos por por que los eruditos en esas lenguas ponían dibujos en los márgenes para que aquellos que no eran capaces de leer el texto pudieran hacerlo a través de las imágenes realizadas en ellos
Esa técnica que es anterior al siglo XV fue la que empleó el Obispo Lope Barrientos para hacer llegar el contenido de los textos bíblicos a los habitantes de su diócesis que confrecuencia asistían a los actos litúrgicos en la Catedral.
 Otro de los acontecimientos que se dieron afinales del siglo XV fue el descubrimiento de América. En los arcos de la catedral se refleja la zoología que llamá la atención a los conquistadores españoles, dejandolos esculpidos en ellos como legado del Nuevo Mundo.

No te pierdas la oportinidad de ver esa zoología y de aprender a leer a través de los iconos los textos biblicos que en ellos están reflejados.

Cuenca, 2 de nobiembre de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

jueves, 26 de octubre de 2017

¡Mi reino no es de este mundo!


29 de octubre festividad de Cristo Rey

El último domingo de octubre se celebra la festividad de Cristo Rey. Fue instituida por el Papa Pío XI, concretamente en la encíclica Quas Primas en el año 1926. Esto fue así ante el avance que estaba experimentando el ateísmo, a raíz de la Primera Guerra Mundial y ante la secularización de la sociedad, queriendo afirmar la soberana autoridad de Cristo sobre todo lo creado.
Monumento de Cristo Rey en Polonia
El más alto del mundo (36 metros de altura)

Se tiene noticias que la primera vez que se celebro la exaltación de Cristo, como Rey, fue realizada por el sacerdote catalán, José Gras Granollers, que vivió entre los años 2834 y 1918. Fue el fundador de las “Hijas de Cristo Rey”. Se cuenta que celebró en la parroquia de Santa María de Écija, un triduo solemne a la “Realeza de Cristo” por lo que se estima que sería el primer culto público en el mundo que se realizó en honor a Cristo Rey.

Originalmente se iba a celebrar el último domingo de octubre, antes de la fiesta de Todos los Santos, que en el año 1926 cayó el 31 de octubre. El Papa Pablo VI revisó la festividad, dándole un nombre nuevo que es el actual, pasando a denominarse: Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo Rey del Universo y la trasladó al último domingo del año litúrgico, es decir al quinto domingo anterior a la Natividad, que es el 25 de diciembre; es por ello que la fiesta oscila entre el 20 y el 26 de noviembre. Desde el Concilio Vaticano II esta festividad cierra el año litúrgico.

Fue el Papa Pío XI quien escribió estas palabras sobre esta fiesta: “Porque si a Cristo nuestro Señor le ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra; si los hombres, por haber sido redimidos con su sangre, están sujetos por un nuevo título a su autoridad. Sí, en fin, esta potestad abraza a toda la naturaleza humana, claramente se ve que no hay en nosotros ninguna facultad que se sustraiga a tan alta soberanía. Es, pues, necesario que Cristo reine en la inteligencia del hombre, la cual, con perfecto acatamiento, ha de asistir firme y constantemente a las verdades reveladas y a la doctrina de Cristo. Es necesario que reine la voluntad, la cual ha de obedecer a las leyes y preceptos divinos. Es necesario que reine en el corazón, el cual, posponiendo los efectos naturales, ha de amar a Dios sobre las cosas, y sólo  a El estar unido. Es necesario que reine en el cuerpo y en sus miembros, que como instrumentos, o en frase del apóstol San Pablo, como armas de justicia para Dios, deben servir para la interna santificación del alma. Todo lo cual, si se propone a la meditación y profunda consideración de los fieles, no hay duda que éstos se inclinarán más fácilmente a la perfección”. (Quas Primas, 34).

Tras programación de la festividad se erigieron en honor a Cristo Rey monumentos en todo el mundo. El más alto está en Polonia que mide 36 metros que con los tres metros de su corona supera a cuantos han sido erigidos hasta el momento. Se terminó su construcción el sábado 6 de noviembre de 2010 y fue instalado sobre una colina de unos 16 metros de altura.

Cuenca, 26 de octubre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

miércoles, 11 de octubre de 2017

El sentido civilizador de España en América

Una efemérides digna de ser recordada 


Mañana, 12 de octubre celebramos el día de la Fiesta Nacional. Se estableció como tal por ley de 18/1987 y recoge la efeméride histórica del descubrimiento de América. Cristóbal Colón llegaba el 12 de octubre de 1492, a la isla de Guananí en el archipiélago de las islas de las Bahamas.
El nombre que se le ha dado a esta festividad ha ido cambiando con los tiempos. Primero se le denominó "El día de la Raza", después el "Día de la Hispanidad" y desde 1987 hasta la actualidad, para los españoles es el "Día de la Fiesta Nacional", establecida por el Decreto de l 18 de diciembre de 1987.

Es a Colón a quien en justicia cabe el honor del descubrimiento en su aspecto teórico e inicial. Ya que en el aspecto práctico, lo ha de compartir con la nación que hubo de animarle y protegerle, cuando el resto del mundo pensó que era una iniciativa absurda, teniendolo como un desdichado visionario. Por otra parte, cuando ya en las caraberas, tiene Colón un momento desafortunado ante la actitud desesperada de la tripulación, son los Pinzón quienes ponen a la ciaboga en su sitio; y le animan a seguir adelante. Es en este momento trascendental, cuando se da la posibilidad del descubrimiento. Sin la entereza social de aquellos bravos capitanes españoles, el hecho asombroso no se hubiera producido por aquel entonces; y la existencia de un nuevo mundo hubiera quedado en el más absoluto desconocimiento, quizá por larguísimo tiempo.

El honor de dar al mundo un nuevo continente, pertenece en una u otra forma a España. y no sólo el descubrimiento, sino su continuación en una empresa que durante varios siglos ha sobrepasado a la que cualquier otra nación haya podido realizar en región alguna de la Tierra. Es una historia que verdaderamente fascina y sorprende. Existía un viejo mundo y de repente, como de arte de magia, se halla un mundo nuevo, constituyendo el hecho el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad.

Y es de  notar en honor a la verdad, que todo el espíritu de empresa, todo el espíritu de sacrificio se concentró en nuestra nación que no era, ciertamente, ni la más rica ni la más fuerte de las naciones de la época.

Nuestros audaces capitanes, unido y emparejados con nuestros misioneros, tomaron ante sí la importante tarea de coordinar los descubrimientos de nuevos conglomerados humanos con su incorporación a la vida civilizada.

Bajo la égida de Cortés, Pizarro, Ponce de León, Alvar Núñez, Cabeza de Vaca y tantos otros caudillos españoles recorrieron el nuevo mundo; y fundaron colonias, una nueva generación antes de que los restantes pueblos sentaran su planta en aquellos territorios. Singularmente, Alvar Núñez, había hecho, a pie, un escalofriante recorrido a través de la América del Norte, desde la Florida hasta el Golfo de California.

La primera población inglesa  que en esta regiones no fue fundada hasta 1607; y para esas fechas los españoles estaban establecidos de modo permanente en la Florida y Nuevo Méjico, al par que dominaban un vastísimo territorio más hacia  el Sur.

España había descubierto y colonizado el nuevo mundo, desde el nordeste de Kansas hasta Buenos Aires y desde el Atlántico al Pacífico. En el momento en que Inglaterra estableciera una, pequeña factoría en Virginia, los españoles poseíamos la mitad de Norteamérica, todo el territorio mejicano, el Yucatán y otros países de la América Central y Meridional.

También a España no sólo alumbrar al mundo más de veinte naciones que son nuestro orgullo al otro lado del Atlántico, sino llevar todo lo que en aquel entonces, era dado proporcionar, allí con loa españoles, fundaron las primeras iglesias y las primeras universidades. Instituyeron las primeras imprentas y publicaron los primeros libros.

Y en pleno siglo XVII ya los españoles habían hecho un ensayo periodístico en Méjico.

Una característica peculiar de la actuación española en aquellos territorios es el alto espíritu  humanitario y de progreso que llevó en marcha instrucciones desde el principio hasta el fin. No importa que alguna historia deliberadamente de formadas, que surgen, precisamente en los momentos en que haremos algo que esta bien y que por ello moleste a los demás, hayan tratado de presentar la actuación de España como desafortunada para con los indígenas. La  verdad reconocida por el tiempo y presentada por historiadores de indiscutible probidad, demuestran cómo la legislación española amparaba a los indígenas de aquellos territorios, era muchísimo más extensa, humanitaria, comprensiva y sistemática que la de otras menciones  europeas para sus colonias.

Los maestros, y los misioneros españoles enseñaron la lengua de Castilla y la religión de Cristo, desde el año 1521 hubo escuelas para los indios en donde España ejercía este doble apostolado en una proporción de mil a dos, respecto la ejercitada por otras potencias. En 1575 casi un siglo antes de que hubiera una sola imprenta en los territorios ocupados por otras naciones, había impreso en la ciudad de Méjico multitud de libros en doce dialectos indios; y tres universidades españolas tenían más de cien años de existencia y actuación ininterrumpida cuando fue fundada la de Harvard.

Estos territorios un día unidos  a España los vió partir dolorida; pero también gozosa, sintiendo el legítimo orgullo de haberlos puesto en condiciones de afrontar por ellos su desvinculación.

Así surgieron más de veinte naciones americanas `por las que los españoles sentimos siempre especial predilección.
Cuenca, 12 de octubre de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico