miércoles, 13 de septiembre de 2017

Comenzamos un nuevo curso escolar


El inicio de curso escolar para un docente

Siento la fuerza de empuje que como docente me induce a preparar las materias que impartiré durante este nuevo y último curso escolar para mí, después de 37 años de docencia he tomado la decisión de jubilarme.
Cada año pongo en marcha mi poder adaptador que me impulsa a centrarme en la vida estudiantil, ello me limita en ciertos aspectos, como puede ser el estudio de mis investigaciones históricas que llevo en marcha en estos momentos, pero no con ello me faltan las ganas que me impulsan curso tras curso en llegar a mis alumnos e inculcarles la responsabilidad de hacer en cada momento de la vida aquello que se debe hacerse, ahora como estudiantes y en un futuro próximo, como ciudadanos de provecho para una sociedad cambiante y dinámica como es la nuestra, la época que nos ha tocado vivir.

Mi esfuerzo se ha encaminado y se encamina, a que mis alumnos entiendan que cada momento que transcurre en nuestra vida, ya sea individual, en la familia o en la sociedad, tiene una repercusión directa en muestra propia historia, de la que somos protagonistas.

Mi mayor empeño siempre ha sido el dejar huella por donde he pasado, con el trabajo bien hecho.

Ser profesor es una labor especial y comprometida, desde el día que tuve delante al primer grupo de alumnos, allá por el año 1981, me vi identificado con la enseñanza y durante estos años he intentado ser un docente respetado, tanto por mis propios compañeros como por mis alumnos, que año tras año han pasado por mi aula.

Mañana comenzamos el nuevo curso escolar y os deseo a compañeros y padres un buen años académico.

Cuenca, 13 de septiembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Arcángeles. Artículo en La Tribuna de Cuenca


Hoy nos brinda el períodico de La Tribuna de Cuenca, en la contraportada, la entrevista que me hizo el periodista José Monreal, sobre el tercer libro que he escrito sobre la Catedral. El Primero fue Manto de Luz, el segundo Iconografía e iconología de la Catedral de Cuenca y este último "Arcángeles del siglo XIII. Catedral de Santa María de Cuenca".

Gracias a José Monreal por el interés mostrado por el nuevo libro que en breve será presentado al público conquense.




Cuenca, 9 de septiembre de 2017

jueves, 7 de septiembre de 2017

Aviso importante para los que deseaban asistir a la conferencia "Mirada de ángel"

Cambio de fecha de la conferencia “Mirada de ángel. Catedral de Cuenca”

Por motivo de agenda de la Asociación Ágora, la conferencia titula: “Mirada de Ángel. Catedral de Cuenca”, que iba a impartir el profesor e investigador: José María Rodríguez González, el día 25 de septiembre, queda aplaza para el día 23 de octubre, a las 20:00 horas. En la sede de la Asociación Ágora,  Calle Garcilaso de la Vega 1, Cuenca.


Cuando se vaya acercando la fecha se publicará el contenido de la conferencia.
Cuenca, 9 de septiembre de 2017

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Nacimiento de la Virgen María.


Su festividad se celebra el 8 de septiembre 

Con la festividad de la Natividad de María se inicia el nuevo año litúrgico Bizantino. Esta fiesta es celebrada desde el siglo VI en Oriente y se fijó como fecha el 8 de septiembre. En Occidente fue hacia el siglo VII cuando se inició su celebración con una procesión-letanía que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor. En el concilio de Reins, en el año 630, se prescribió como día festivo. En el cónclave de 1241 se proclama la octava debido a un voto de los cardenales. El Papa Inocencio IV, durante el Concilio de Lyon, en el año 1245, extendió la festividad a toda la Iglesia.
En 1378, el Papa Gregorio XI la dotó de una vigilia.

Sobre esta festividad San Juan Damasceno dijo que era “el día de la Natividad una festividad de alegría universal, pues a través de María se renovó todo el género humano, y la aflicción de la madre Eva se convirtió en alegría”.
Nacimiento de María
Capilla de la Asunción
Catedral de Cuenca

Tres lugres se disputan la posibilidad del nacimiento de María: Belén, Séforis y Jerusalén. La hipótesis que más fuerza coge es la de que María nació en Jerusalén. San Sofronio que fue patriarca de Jerusalén escribió en el año 603 que Jerusalén fue la ciudad donde nació María, hipótesis que defendió también San Juan Damasceno.

Después de asentir que María nació en Jerusalén podríamos afirmar que en el siglo V existía un santuario mariano junto a la balsa donde se lavaban los corderos que luego eran sacrificados en el templo. La tradición cuenta que esa piscina fue propiedad de San Joaquín, al poseer rebaños de ovejas, y habiéndose encontrado en las excavaciones, debajo de la iglesia románica, que aún existe, levantada por los cruzados, restos de una basílica bizantina y unas criptas excavadas en la roca que parece que formaban parte de una casa, se ha considerado el lugar como la casa de Santa Ana y San Joaquín, por lo que se estima que en ella nacería la Virgen.

Esta celebración está fundada en los evangelios apócrifos, como el Protoevangelio de Santiago que habla sobre la Natividad de María.

La escena del nacimiento de la Virgen fue representada como parte del ciclo de la Vida de la Virgen siendo valiosos documentos de los interiores domésticos de la época en que fueron realizados, entre los que llegaron a realizar y por grandes pintores como: Giotto en Padua (Italia) Ghirlando en Florencia; Bartolomé Esteban Murillo, en el Louvre de Paris y Juan Pantoja de la Cruz, cuya  obra del Nacimiento de la Virgen está en el Museo del Prado de Madrid.

Nacimiento de María
Capilla de San Roque
Catedral de Cuenca
Como es natural en la Catedral de Cuenca también tiene su aportación a la festividad. La primera la encontramos en el retablo de la capilla del Pozo o San Roque. En su interior hay un original retablo plateresco con siete tablas que nos hablan de la vida de María. La escena está animada, bajo un cortinaje, en forma de pabellón, del que  cuelgan dos borlones. Puede verse a Santa Ana, medio incorporada en su lecho, asistida por una mujer, con cofia blanca en la cabeza, y como conversando con ella. Por debajo, en un plano inferior, hay otras dos mujeres sentadas, la primera, con un paño extendido entre sus manos y otra con la Virgen Niña sobre su halda. Bajo el dintel de una puerta con arco de arquitectura renacentista, a la derecha y de pie, está San Joaquín, pensativo.

Otra de las capillas que están ilustradas con la vida de la Virgen es la Capilla del Deán Barreda o Capilla de la Asunción. En el retablo, en el lado derecho se presenta la escena del nacimiento de la Virgen. La escena se desenvuelve en torno a la figura de Santa Ana, que se haya medio incorporada en su lecho; San Joaquín está al lado de la cabecera, sentado en la parte derecha y hay dos mujeres de pie, que atienden a la Santa Ana desde la parte izquierda, mientras una tercera, sentada a los pies de la cama sostiene a la Virgen recién nacida sobre su halda.


Cuenca, 8 de septiembre de 2017 
José María Rodríguez González

martes, 29 de agosto de 2017

Visitas guiadas por la Catedral de Cuenca. Iconografía del siglo XV


Este sábado, día 2 de septiembre a las 11:00 horas realizaremos una visita guiada por la iconografía marginalista de los arcos góticos del siglo XV.


Con esta visita iniciamos el nuevo curso. Comenzamos con la Iconografía por haberse celebrado el día 29 de agosto la festividad del martirio de San Juan Bautista y casualmente el relato de su muerte viene representado en uno de los arcos de la girola. En conmemoración a este hecho he creído conveniente iniciar este nuevo periodo por la iconografía. 

Además de la visita os llevaré a que veáis el cuadro donde se representa la decapitación de San Juan Bautista e iré indicando las distintas tallas que posee la catedral de los Santos Juanes.


Esta visita marca un momento especial para los amantes de la lectura a través de la imagen y de forma gratuita para los conquenses que quieran descubrir el legado que nos dejó el Obispo Lope de Barrientos, en la ampliación que se llevo a cabo en 1448 y que terminaron en 1505. Durante este período se descubre América, hecho que hace que la zoología descubierta en el Nuevo Mundo sea reflejada en sus arcos.


Cuenca, 29 de agosto de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

El baile de Salomé, la seducción de Herodes y la decapitación de Juan el Bautista


San Juan Bautista, el único santo que se celebra su nacimiento (24 de junio) y su martirio (29 de agosto)

El día 29 de agosto se celebra el martirio de San Juan “El Bautista”. Como todos sabemos murió decapitado por mandato de Herodes y seducido por el baile sensual que ejecutó para él su sobrina.

¿Qué baile pudo realizar para seducir a un rey y por juramento le ofreciera la mitad de su reino? En los Evangelios, ni en el de San Mateo (Mt. 14,6-12) ni en el de San Marcos (Mc. 6,21-29) se habla sobre la forma en que ejecutó su danza.
Iconografía de Salomé en la Catedral de Cuenca


Hay que buscar en la Edad Media alguna ilustración donde nos dé algo de luz sobre el tema. La “danza de Solomé”, inicialmente sólo se representaba con un movimiento de las caderas, que pasó a ser acrobático con el cuerpo arqueado y las manos apoyándose en el suelo, esta danza se popularizó en las representaciones teatrales de “los Misterios”. Posteriormente se identificó con el “baile de los pañuelos” e incluso con algún tipo de danza morisca u oriental. En el siglo XVIII y XIX Oscar Wilde y Sarah Bernardt la identifica con la “danza de los siete velos”. Algo así tuvo que ser pues la danza árabe es una herramienta protagonista en la exposición de la sensualidad femenina, está demostrado que su ritmo hipnotiza al macho con ansia de hembra.  

En la Edad Moderna decayó estas representaciones de Salomé en beneficio de las escenas sangrientas como la cabeza del Bautista en una bandeja. En la pintura algunos de los pintores que lo tratan son: Tiziano, su obra está expuesta en el Museo Doria-Pamphili de Roma; Caravaggio, en el Palacio Real de Madrid; Gustave Moreau, Federico Beltrán Masses y Bartholomäus Strobel el Joven podemos disfrutar de su obra en el Museo del Prado de Madrid.

Otra pregunta que se nos plantea es  ¿Cómo sabemos que la hija de Herodías se llamaba Salomé si en los Evangelios de San Mateo ni en el de San Marcos menciona su nombre? Para buscar alguna pista sobre ello debemos buscar en la obra del historiador judío Flavio Josefo, en  su obra titulada “Antigüedad judías” encontramos la respuesta y dice así en su relato: “Herodías quien tuvo una hija, Salome; después de su nacimiento se divorció de su esposo mientras aún estaba vivo y se casó con Herodes, hermano de su esposo por línea paterna, él era tetrarca de Galilea”.
Decapitación de San Juan Bautista
Capilla de los Apóstoles. Catedral de Cuenca

¿Sabemos que fue de Herodes y Herodías después de hacer esta atrocidad? Una antigua tradición cuenta que Herodías años más tarde estando caminando sobre un río congelado, sus aguas gélidas se abrieron cubriéndola hasta el cuello, muriendo congelada excepto su cabeza. La historia nos cuenta que Herodes fue desterrado  después a un país lejano, no se sabe qué suerte le reparó el destino. A ciencia cierta no se sabe si fue así, pero lo que sí sabemos es que no hay atrocidad cometida que no tenga tarde o temprano su castigo.


Aunque nos parezca algo macabro, a mediados del siglo IV se veneraba la cabeza de San Juan Bautista en una cripta de Sebaste, en Samaría. De aquí su culto se extendió a Jerusalén, pasando luego a las iglesias de Oriente y de aquí a Roma. Festividad que tomo el nombre de “Decapitación de San Juan Bautista” según Benedicto XVI. Otra reliquia, de la misma cabeza de San Juan Bautista, se venera en la iglesia de San Silvestre en Campo Marzio, en Roma. 

Cuenca, 29 de agosto de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

martes, 22 de agosto de 2017

22 de agosto festividad de “Santa María Virgen, Reina”.

María Reina del Cielo y la Tierra

Esta tarde que tengo tiempo quiero hablaros de la festividad de hoy. Una gran fiesta que pasa desapercibida y no debiera ser así, pues hoy celebramos la festividad de “Santa María Virgen, Reina”.

Es en la cultura bizantina donde comienza a representarse a la Madre de Dios como Augusta. Es ahora cuando estoy estudiando la vestimenta en las obras de arte me doy cuenta que su porte y manera de vestir o representarla es semejante a la de los emperadores romanos. En occidente se tardaría algo más en hacer este reconocimiento. En el Concilio Vaticano II propone exaltar la riqueza de la figura de María, como la Virgen pobre y obediente, la mujer sencilla; la mujer fuerte y de pie ante la Cruz. María es la grande en su fe, esta fe la llevó a ser Madre de Dios.
Capilla de la Asunción. Catedral de Cuenca

La devoción de los fieles han hecho visible el cariño que tienen por Ella, manifestado en la dedicación de capillas, iglesias, basílicas y catedrales por que los fieles ven en Ella a la Madre, la Omnipotencia Suplicante a quien Dios no niega nunca nada. La última parte de las letanías lauretanas se refiere a María como Reina: Reina de los Ángeles y Reina de todos los Santos. San Pablo II también lo ha proclamado en estas letanías como Reina de las Familias, para que en su seno conozca más y se ame mejor a su Hijo.

El día quince de agosto celebramos la Asunción de María a los Cielos. El fundamento de esta advocación es bíblicamente confiable y seguro. Por ello la fiesta ya era posible desde los congresos marianos de Lyon en 1990, Friburgo en 1902 y Einsielden en 1906. Con la institución de la fiesta de Cristo Rey en 1925, la inquietud y deseo de la institución de esta fiesta se fue consolidando. En el año de 1955, en el centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, el Papa Pio XII instituyó la fiesta de “La Realeza de María”, inscrita el 31 de mayo. Luego en la reforme litúrgica del Concilio Vaticano II, la festividad cambió de nombre y de fecha, pasándose a llamar: “Santa María Virgen, Reina” y la estableció el 22 de agosto, coincidiendo con la octava de la Asunción, para subrayar el vínculo de la realeza con su glorificación corpórea.

Esto es todo, espero que os haya servido.

Cuenca, 22 de agosto de 2017


© José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.