sábado, 23 de septiembre de 2017

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial.


El día 29 de septiembre celebramos la festividad de San Miguel Arcángel. El calendario nos recuerda la festividad como “Los Santos Arcángeles”.

La fiesta se centra en tres arcángeles principalmente: Miguel, Gabriel y San Miguel. Son los nombres con los que la Sagrada Escritura los presenta como príncipes de la corte celestial. Cada uno de ellos se les designó un compromiso. A Miguel la defensa de los intereses Divinos ante la rebelión de los ángeles caídos; Gabriel fue enviado por Dios en misiones como el anunciar a la Virgen María el misterio de la Encarnación y su maternidad divina; Rafael acompañó a Tobías en su camino y curó a Sara de la posesión diabólica que tenía.
San Miguel Arcángel. Catedral de Cuenca
Estamos viviendo una nueva época en la que está resurgiendo la admiración a los ángeles. En el mercado medieval de estos días, en la celebración de la conquista de Cuenca no pasó desapercibido un puesto dedicado a los ángeles. Se vendían angelitos de plata, de cuarzo y de otros metales. Hay que tener cuidado con estas cosas, se puede caer en la tentación de dar a los ángeles atributos que no les corresponden, convirtiéndolos en amuletos que pueden hacernos caer en una idolatría.

No hay duda que los ángeles son importantes en la Iglesia y en la vida de los católicos, pero recordemos que son criaturas de Dios, no podemos igualarlo a Él, no adorarlos.
Para recordarlos la Iglesia ha puesto esta festividad, pues a través de ellos podremos alcanzar muchas de las gracias que son necesarias para nuestra salvación, recordemos que Dios nos designó un ángel custodio para ayudarnos en el caminar de cada día.
Recordemos que debido a su naturaleza espiritual, no podemos ver a los ángeles ni nuestros sentidos captarlos, pero en algunas ocasiones, mediante la intervención de Dios se han podido ver y oír. Aquellas personas que han tenido esa suerte su reacción ha sido de asombro y de respeto, la Biblia nos relata las experiencias de los profetas Daniel y Zacarías que tuvieron con los ángeles.

La representación artística de los ángeles en el cristianismo data del siglo IV, representándolos con forma humana y un siglo después fueron pintados y esculpidos con alas, para simbolizar la prontitud en llevar a los hombres el Mensaje y la Voluntad Divina. 
La Catedral de Cuenca posee una gran cantidad de ángeles, tanto en escultura como en pintura, desde el siglo XIII hasta el siglo XVIII, las obras que alberga dan una idea del proceso evolutivo del arte a través de estas imágenes angelicales.

Las apariciones de ángeles, que más se popularizó fue, la del arcángel San Miguel en la gruta del Monte Gargamo. Fueron cuatro las apariciones, la primera el 8 de mayo  del año 490; la segunda, el 19 de septiembre de 492; la tercera el 29 de septiembre de año 493 y la cuarta el 22 de septiembre de 1655 por motivo de la peste que se produjo en el Reino de Nápoles.
Faggia es una provincia de la región de Apulia en Italia, en 1655 la peste negra llegó afectar a los habitantes del Monte Gargamo. El peligro para Manfredonia y el Monte San Angelo fue grande. El Obispo, Mons. Giovanni Alfonso Puccinelli vio que los medios humanos para luchar contra la peste eran ineficaces por lo que fue en peregrinación con el clero y la gente del pueblo a la Sagrada Gruta. Después de horas en oración, de lágrimas y súplicas, al amanecer del 22 de septiembre, el obispo vio aparecer al Arcángel San Miguel en un esplendor y le dijo: “Sepa oh pastor de estas ovejas, que he obtenido de la Santísima Trinidad la gracia de que cualquiera que utilice con verdadera devoción las piedras de mi gruta, alejará de su casa, de la ciudad y de cualquier lugar la peste, contad a todos esta gracia Divina. Vosotros bendeciréis las piedras, esculpiendo sobre ellas la señal de la Cruz con mi nombre”.

Así hizo el Obispo y la peste desapareció del pueblo de Monte San Angelo y por ello y para recordar tal hecho sus gentes levantaron un obelisco sobre la antigua plaza de la ciudad, que todavía existe, con la inscripción: “Al Príncipe de los Ángeles, vencedor de la peste, patrón y tutelar monumento de eterna gratitud, Alfonso Puccinelli”. 
Más cercano a nuestro tiempo tenemos otra aparición de San Miguel, en el año 1750. A la monja carmelitana, Antonia Astónaco, de Portugal, le reveló que deseaba ser invocado mediante la recitación de nueve salutaciones. Esta invocación recibió el nombre de Coronilla de San Miguel Arcángel o Rosario de los Ángeles.
Coronilla de San Miguel
La devoción se propagó a lo largo de otros países. El Papa Pio IX concedió indulgencias a quienes rezaran la coronilla. La coronilla consiste en recitando un padrenuestro y tres avemarias por cada salutación, hasta nueve veces. Para llevar las cuentas existe una especie de rosario, pero con las cuentas necesarias para su rezo.

 El 13 de octubre de 1884 el Papa León XIII experimentó, durante la celebración de la  misa, una visión en la cual vio a Satanás y a sus demonios desafiando a Dios, diciendo que podía destruir a la Iglesia si quisiera. Vio entonces aparecer a San Miguel lanzando a Satanás y sus legiones al abismo del infierno. Después llamando a su secretario, le entregó un pergamino donde estaba escrita una oración que debería ser recitada después de cada misa, hecho que se ha venido haciendo hasta la celebración del Concilio Vaticano II.
La oración es esta:
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha. Sé nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas del diablo. Que Dios manifieste sobre él su poder, esa es nuestra humilde súplica; y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, con la fuerza que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén”.

Feliz fiesta de “Los Santos Arcángeles” y felicidades a los que llegan el nombre de Miguel, Gabriel y Rafael.

Cuenca, 29 de septiembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Comenzamos un nuevo curso escolar


El inicio de curso escolar para un docente

Siento la fuerza de empuje que como docente me induce a preparar las materias que impartiré durante este nuevo y último curso escolar para mí, después de 37 años de docencia he tomado la decisión de jubilarme.
Cada año pongo en marcha mi poder adaptador que me impulsa a centrarme en la vida estudiantil, ello me limita en ciertos aspectos, como puede ser el estudio de mis investigaciones históricas que llevo en marcha en estos momentos, pero no con ello me faltan las ganas que me impulsan curso tras curso en llegar a mis alumnos e inculcarles la responsabilidad de hacer en cada momento de la vida aquello que se debe hacerse, ahora como estudiantes y en un futuro próximo, como ciudadanos de provecho para una sociedad cambiante y dinámica como es la nuestra, la época que nos ha tocado vivir.

Mi esfuerzo se ha encaminado y se encamina, a que mis alumnos entiendan que cada momento que transcurre en nuestra vida, ya sea individual, en la familia o en la sociedad, tiene una repercusión directa en muestra propia historia, de la que somos protagonistas.

Mi mayor empeño siempre ha sido el dejar huella por donde he pasado, con el trabajo bien hecho.

Ser profesor es una labor especial y comprometida, desde el día que tuve delante al primer grupo de alumnos, allá por el año 1981, me vi identificado con la enseñanza y durante estos años he intentado ser un docente respetado, tanto por mis propios compañeros como por mis alumnos, que año tras año han pasado por mi aula.

Mañana comenzamos el nuevo curso escolar y os deseo a compañeros y padres un buen años académico.

Cuenca, 13 de septiembre de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

sábado, 9 de septiembre de 2017

Arcángeles. Artículo en La Tribuna de Cuenca


Hoy nos brinda el períodico de La Tribuna de Cuenca, en la contraportada, la entrevista que me hizo el periodista José Monreal, sobre el tercer libro que he escrito sobre la Catedral. El Primero fue Manto de Luz, el segundo Iconografía e iconología de la Catedral de Cuenca y este último "Arcángeles del siglo XIII. Catedral de Santa María de Cuenca".

Gracias a José Monreal por el interés mostrado por el nuevo libro que en breve será presentado al público conquense.




Cuenca, 9 de septiembre de 2017

jueves, 7 de septiembre de 2017

Aviso importante para los que deseaban asistir a la conferencia "Mirada de ángel"

Cambio de fecha de la conferencia “Mirada de ángel. Catedral de Cuenca”

Por motivo de agenda de la Asociación Ágora, la conferencia titula: “Mirada de Ángel. Catedral de Cuenca”, que iba a impartir el profesor e investigador: José María Rodríguez González, el día 25 de septiembre, queda aplaza para el día 23 de octubre, a las 20:00 horas. En la sede de la Asociación Ágora,  Calle Garcilaso de la Vega 1, Cuenca.


Cuando se vaya acercando la fecha se publicará el contenido de la conferencia.
Cuenca, 9 de septiembre de 2017

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Nacimiento de la Virgen María.


Su festividad se celebra el 8 de septiembre 

Con la festividad de la Natividad de María se inicia el nuevo año litúrgico Bizantino. Esta fiesta es celebrada desde el siglo VI en Oriente y se fijó como fecha el 8 de septiembre. En Occidente fue hacia el siglo VII cuando se inició su celebración con una procesión-letanía que terminaba en la Basílica de Santa María la Mayor. En el concilio de Reins, en el año 630, se prescribió como día festivo. En el cónclave de 1241 se proclama la octava debido a un voto de los cardenales. El Papa Inocencio IV, durante el Concilio de Lyon, en el año 1245, extendió la festividad a toda la Iglesia.
En 1378, el Papa Gregorio XI la dotó de una vigilia.

Sobre esta festividad San Juan Damasceno dijo que era “el día de la Natividad una festividad de alegría universal, pues a través de María se renovó todo el género humano, y la aflicción de la madre Eva se convirtió en alegría”.
Nacimiento de María
Capilla de la Asunción
Catedral de Cuenca

Tres lugres se disputan la posibilidad del nacimiento de María: Belén, Séforis y Jerusalén. La hipótesis que más fuerza coge es la de que María nació en Jerusalén. San Sofronio que fue patriarca de Jerusalén escribió en el año 603 que Jerusalén fue la ciudad donde nació María, hipótesis que defendió también San Juan Damasceno.

Después de asentir que María nació en Jerusalén podríamos afirmar que en el siglo V existía un santuario mariano junto a la balsa donde se lavaban los corderos que luego eran sacrificados en el templo. La tradición cuenta que esa piscina fue propiedad de San Joaquín, al poseer rebaños de ovejas, y habiéndose encontrado en las excavaciones, debajo de la iglesia románica, que aún existe, levantada por los cruzados, restos de una basílica bizantina y unas criptas excavadas en la roca que parece que formaban parte de una casa, se ha considerado el lugar como la casa de Santa Ana y San Joaquín, por lo que se estima que en ella nacería la Virgen.

Esta celebración está fundada en los evangelios apócrifos, como el Protoevangelio de Santiago que habla sobre la Natividad de María.

La escena del nacimiento de la Virgen fue representada como parte del ciclo de la Vida de la Virgen siendo valiosos documentos de los interiores domésticos de la época en que fueron realizados, entre los que llegaron a realizar y por grandes pintores como: Giotto en Padua (Italia) Ghirlando en Florencia; Bartolomé Esteban Murillo, en el Louvre de Paris y Juan Pantoja de la Cruz, cuya  obra del Nacimiento de la Virgen está en el Museo del Prado de Madrid.

Nacimiento de María
Capilla de San Roque
Catedral de Cuenca
Como es natural en la Catedral de Cuenca también tiene su aportación a la festividad. La primera la encontramos en el retablo de la capilla del Pozo o San Roque. En su interior hay un original retablo plateresco con siete tablas que nos hablan de la vida de María. La escena está animada, bajo un cortinaje, en forma de pabellón, del que  cuelgan dos borlones. Puede verse a Santa Ana, medio incorporada en su lecho, asistida por una mujer, con cofia blanca en la cabeza, y como conversando con ella. Por debajo, en un plano inferior, hay otras dos mujeres sentadas, la primera, con un paño extendido entre sus manos y otra con la Virgen Niña sobre su halda. Bajo el dintel de una puerta con arco de arquitectura renacentista, a la derecha y de pie, está San Joaquín, pensativo.

Otra de las capillas que están ilustradas con la vida de la Virgen es la Capilla del Deán Barreda o Capilla de la Asunción. En el retablo, en el lado derecho se presenta la escena del nacimiento de la Virgen. La escena se desenvuelve en torno a la figura de Santa Ana, que se haya medio incorporada en su lecho; San Joaquín está al lado de la cabecera, sentado en la parte derecha y hay dos mujeres de pie, que atienden a la Santa Ana desde la parte izquierda, mientras una tercera, sentada a los pies de la cama sostiene a la Virgen recién nacida sobre su halda.


Cuenca, 8 de septiembre de 2017 
José María Rodríguez González

martes, 29 de agosto de 2017

Visitas guiadas por la Catedral de Cuenca. Iconografía del siglo XV


Este sábado, día 2 de septiembre a las 11:00 horas realizaremos una visita guiada por la iconografía marginalista de los arcos góticos del siglo XV.


Con esta visita iniciamos el nuevo curso. Comenzamos con la Iconografía por haberse celebrado el día 29 de agosto la festividad del martirio de San Juan Bautista y casualmente el relato de su muerte viene representado en uno de los arcos de la girola. En conmemoración a este hecho he creído conveniente iniciar este nuevo periodo por la iconografía. 

Además de la visita os llevaré a que veáis el cuadro donde se representa la decapitación de San Juan Bautista e iré indicando las distintas tallas que posee la catedral de los Santos Juanes.


Esta visita marca un momento especial para los amantes de la lectura a través de la imagen y de forma gratuita para los conquenses que quieran descubrir el legado que nos dejó el Obispo Lope de Barrientos, en la ampliación que se llevo a cabo en 1448 y que terminaron en 1505. Durante este período se descubre América, hecho que hace que la zoología descubierta en el Nuevo Mundo sea reflejada en sus arcos.


Cuenca, 29 de agosto de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

El baile de Salomé, la seducción de Herodes y la decapitación de Juan el Bautista


San Juan Bautista, el único santo que se celebra su nacimiento (24 de junio) y su martirio (29 de agosto)

El día 29 de agosto se celebra el martirio de San Juan “El Bautista”. Como todos sabemos murió decapitado por mandato de Herodes y seducido por el baile sensual que ejecutó para él su sobrina.

¿Qué baile pudo realizar para seducir a un rey y por juramento le ofreciera la mitad de su reino? En los Evangelios, ni en el de San Mateo (Mt. 14,6-12) ni en el de San Marcos (Mc. 6,21-29) se habla sobre la forma en que ejecutó su danza.
Iconografía de Salomé en la Catedral de Cuenca


Hay que buscar en la Edad Media alguna ilustración donde nos dé algo de luz sobre el tema. La “danza de Solomé”, inicialmente sólo se representaba con un movimiento de las caderas, que pasó a ser acrobático con el cuerpo arqueado y las manos apoyándose en el suelo, esta danza se popularizó en las representaciones teatrales de “los Misterios”. Posteriormente se identificó con el “baile de los pañuelos” e incluso con algún tipo de danza morisca u oriental. En el siglo XVIII y XIX Oscar Wilde y Sarah Bernardt la identifica con la “danza de los siete velos”. Algo así tuvo que ser pues la danza árabe es una herramienta protagonista en la exposición de la sensualidad femenina, está demostrado que su ritmo hipnotiza al macho con ansia de hembra.  

En la Edad Moderna decayó estas representaciones de Salomé en beneficio de las escenas sangrientas como la cabeza del Bautista en una bandeja. En la pintura algunos de los pintores que lo tratan son: Tiziano, su obra está expuesta en el Museo Doria-Pamphili de Roma; Caravaggio, en el Palacio Real de Madrid; Gustave Moreau, Federico Beltrán Masses y Bartholomäus Strobel el Joven podemos disfrutar de su obra en el Museo del Prado de Madrid.

Otra pregunta que se nos plantea es  ¿Cómo sabemos que la hija de Herodías se llamaba Salomé si en los Evangelios de San Mateo ni en el de San Marcos menciona su nombre? Para buscar alguna pista sobre ello debemos buscar en la obra del historiador judío Flavio Josefo, en  su obra titulada “Antigüedad judías” encontramos la respuesta y dice así en su relato: “Herodías quien tuvo una hija, Salome; después de su nacimiento se divorció de su esposo mientras aún estaba vivo y se casó con Herodes, hermano de su esposo por línea paterna, él era tetrarca de Galilea”.
Decapitación de San Juan Bautista
Capilla de los Apóstoles. Catedral de Cuenca

¿Sabemos que fue de Herodes y Herodías después de hacer esta atrocidad? Una antigua tradición cuenta que Herodías años más tarde estando caminando sobre un río congelado, sus aguas gélidas se abrieron cubriéndola hasta el cuello, muriendo congelada excepto su cabeza. La historia nos cuenta que Herodes fue desterrado  después a un país lejano, no se sabe qué suerte le reparó el destino. A ciencia cierta no se sabe si fue así, pero lo que sí sabemos es que no hay atrocidad cometida que no tenga tarde o temprano su castigo.


Aunque nos parezca algo macabro, a mediados del siglo IV se veneraba la cabeza de San Juan Bautista en una cripta de Sebaste, en Samaría. De aquí su culto se extendió a Jerusalén, pasando luego a las iglesias de Oriente y de aquí a Roma. Festividad que tomo el nombre de “Decapitación de San Juan Bautista” según Benedicto XVI. Otra reliquia, de la misma cabeza de San Juan Bautista, se venera en la iglesia de San Silvestre en Campo Marzio, en Roma. 

Cuenca, 29 de agosto de 2017
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

martes, 22 de agosto de 2017

22 de agosto festividad de “Santa María Virgen, Reina”.

María Reina del Cielo y la Tierra

Esta tarde que tengo tiempo quiero hablaros de la festividad de hoy. Una gran fiesta que pasa desapercibida y no debiera ser así, pues hoy celebramos la festividad de “Santa María Virgen, Reina”.

Es en la cultura bizantina donde comienza a representarse a la Madre de Dios como Augusta. Es ahora cuando estoy estudiando la vestimenta en las obras de arte me doy cuenta que su porte y manera de vestir o representarla es semejante a la de los emperadores romanos. En occidente se tardaría algo más en hacer este reconocimiento. En el Concilio Vaticano II propone exaltar la riqueza de la figura de María, como la Virgen pobre y obediente, la mujer sencilla; la mujer fuerte y de pie ante la Cruz. María es la grande en su fe, esta fe la llevó a ser Madre de Dios.
Capilla de la Asunción. Catedral de Cuenca

La devoción de los fieles han hecho visible el cariño que tienen por Ella, manifestado en la dedicación de capillas, iglesias, basílicas y catedrales por que los fieles ven en Ella a la Madre, la Omnipotencia Suplicante a quien Dios no niega nunca nada. La última parte de las letanías lauretanas se refiere a María como Reina: Reina de los Ángeles y Reina de todos los Santos. San Pablo II también lo ha proclamado en estas letanías como Reina de las Familias, para que en su seno conozca más y se ame mejor a su Hijo.

El día quince de agosto celebramos la Asunción de María a los Cielos. El fundamento de esta advocación es bíblicamente confiable y seguro. Por ello la fiesta ya era posible desde los congresos marianos de Lyon en 1990, Friburgo en 1902 y Einsielden en 1906. Con la institución de la fiesta de Cristo Rey en 1925, la inquietud y deseo de la institución de esta fiesta se fue consolidando. En el año de 1955, en el centenario de la proclamación del dogma de la Inmaculada Concepción, el Papa Pio XII instituyó la fiesta de “La Realeza de María”, inscrita el 31 de mayo. Luego en la reforme litúrgica del Concilio Vaticano II, la festividad cambió de nombre y de fecha, pasándose a llamar: “Santa María Virgen, Reina” y la estableció el 22 de agosto, coincidiendo con la octava de la Asunción, para subrayar el vínculo de la realeza con su glorificación corpórea.

Esto es todo, espero que os haya servido.

Cuenca, 22 de agosto de 2017


© José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

lunes, 21 de agosto de 2017

Manolete, en el 70 aniversario de su muerte

Nadie pasaba ante Manolete sin arrodillarse para dedicarle una oración.

Día 28 de agosto de 1947, muerte de Manolete

Siempre he sentido un gran respeto por el arte del toreo y una gran admiración con aquellos que se juegan su vida cada tarde en la arena del ruedo de una plaza de toros. Mi padre sentía gran pasión por la fiesta nacional y le gustaba ir a las corridas por las ferias y más cuando su padre había sido torero. Mi abuelo, en su vida como torrero fue banderilleo del Gallo. De él poco sé, no llegué a conocerlo, murió tres días antes de que naciera yo del que heredé su nombre y su fecha de defunción.
Manolete

Hoy hablamos de Manuel Laureano Rodríguez Sánchez, conocido con el sobrenombre de Manolete. Fue uno de los grandes toreros de la década de los años 40. Su muerte en la plaza de toros de Linares, el día 28 de 1947, lo convirtió en un mito para la España de aquella época. Fue un miura de nombre ISLERO, de casi 500 kilos de peso, el que le causo una profunda cornada al entrar a matar.
Fue considerado como el maestro de los maestros en el arte del toreo por su estilo, elegancia. Toreaba frente y citaba al toro de perfil.

Contaba su madre que nunca lo vio torear pero seguía con más atención que nadie las fechas de cada corrida para rezarle a su Cristo mientras seguía las transmisiones radiofónicas. Lloraba de emoción y aplaudía sus triunfos como su estuviera en la plaza.

Cartel de la tarde de la última tarde de Manolete
Cuando esa tarde fatídica del 28 de agosto tupo el percance toreaba en cartel con: Luis Miguel Dominguín y Rafael Vega de los Reyes “Gitano de Triana II”. Fue el miura Islero quien le atravesó el muslo derecho con uno de sus pitones, le destrozó el triángulo de Scarpa causándole una hemorragia incesante falleciendo la madrugada del día siguiente.

Cuenta las crónicas del momento que su cadáver impresionaba en la capilla ardiente. Las orejas y las pestañas parecían más negras, y los labios estaban deformados. En la capilla ardiente no se oía absolutamente nada.

Foto de Manolete realizada por Paco Cano el "Canito"
Los familiares de Manolete no dejaron hacer fotografías al cadáver y para impedirlo se le cubrió el rostro con un velo, pero hubo dos reporteros que lo consiguieron. Cuenta el implicado, de nombre Ricardo, que hubo un momento que la capilla se quedó vacía y diciéndole, Paco Cano “Canito”, que se pusiera en la puerta para vigilar que no viniera nadie, aproximándose al cadáver obtuvo las únicas fotos que se tiene del cadáver de Manolete, que fueron publicadas por todos los diarios del momento.
Se cuenta que las coronas esparcidas por el suelo impedían andar libremente por la casa. Tuvieron que recogerlas y llenaron con ellas una amplia habitación.

Manolete con su madre
Era tanta la gente que quería darse su adiós que dando los últimos toques al cadáver, como poniéndole la cabeza sobre el almohadón bordado de rosas blancas que la tenía inclinada, quitaron el velo y permitieron el paso del público. Abrieron la puerta de las verjas y todos querían entrar a la par. El primero en entrar fue un hombre que se arrodilló llorando. Nadie pasaba ante Manolete sin arrodillarse para dedicarle una oración. Hubo quien echó flores sobre el cadáver. Una mujer se desmayó y tuvo que ser atendida. El desfile duró muchas horas, hasta la madrugada y mientras se desarrollaba, los familiares e íntimos de Manolete llenaban el patio y las habitaciones de la casa.

Han pasado setenta años de aquel velatorio y Manolete sigue en nuestros pensamientos porque con el transcurrió el tiempo no ha empequeñecido su figura, sino que se ha agigantado, hasta convertirse en lo que podía haber sido en vida: El ídolo indiscutible, sin rival alguno, al margen de cuanto pudiera enturbiar su fama de figura máxima y la honradez que le llevó a morir en Linares un día como el de hoy. Descanse en Paz.


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

viernes, 18 de agosto de 2017

Atentado. Con un carnet y un vehículo se pueden hacer atrocidades

La sin razón del terrorismo

Dos cosas tan simples, que está al alcance de cualquiera, se han convertido en un arma mortal, todos lloramos y nos lamentamos de los atentados en Cambrils y el de las Ramblas de Barcelona.

¿Quien podía sospechar que un vehículo que circula junto a nosotros pueda ser un arma mortal por un instante? La rapidez que se da en este tipo de ataque junto con la confusión que se crea entre la gente resulta un cocktail perfecto para producir una masacre como ha ocurrido en Cataluña.

Los ataques suicidas, como se puede llamar a este de Barcelona, al llevar cinturones explosivos los terroristas, que han resultado ser falsos, pero han cumplido con su función, amedrentar al público.

Este tipo de ataques no es nuevo, si repasamos la historia encontraremos organizaciones como las “Assasins” del siglo X y XI, conocidos históricamente como implacables criminales dedicados al misticismo. En el siglo XVIII, el sudeste asiático se vio inmerso en una campaña en contra de la presencia occidental en ese lugar y así hasta nuestra época. Ya en 1983 fue de la mano del grupo libanés “Hazbollah” quien trajo el caos. En 1987 esta forma la adopto los tigres tamiles del LTTE. En 1994 fue “Hamas” la que comenzó a utilizar los “ataques suicidas” contra Israel y el PKK la puso en práctica en 1996.

Los estudiosos y expertos en el estudio de esta clase de atentados señalan que los ejecutores no se ven como suicidas, sino como mártires despertando en ellos sentimientos de conseguir la gloria individual. Puede ser escalofriante, para los que condenamos de este tipo de violencia, la opinión del analista y experto en terrorismo, del israelí, Ely Karmon, al indicar “que el activista dispuesto a autoinmolarse se presenta hoy en la actualidad como el arman más moderna de esta guerra sin fronteras, convirtiendo a cada ejecutor es una bomba que puede ser tan sofisticada como un misil, con la particularidad que no hay antimisiles que pueden detenerlos”.

Hoy nos ha tocado más cerca y nos sentimos vulnerables, inseguros en nuestra propia tierra. Mi Profundo dolor y consternación por esta sin razón bárbara.

José María Rodríguez. Profesor e investigador histórico.
Cuenca, 18 de agosto de 2017


martes, 15 de agosto de 2017

San Roque, el Santo con perro.


Cuenca juró en 1508 celebrar todos los años la festividad de San Roque

No hay pueblo donde no exista una talla de San Roque. Es un santo muy popular y Cuenca no podía ser distinta al resto de poblaciones. Es conocido también como el patrón de los peregrinos. Son tres santos los que poseen este patronazgo como son: San Cristóbal, San Rafael y San Roque, sus historias los relaciona con largos recorridos.

Hoy hablaré de la vida de San Roque según la cuenta el historiador de la vida de los santos, Martirià Brugada, que la narra en el “Acta Brevoria”. San Roque habría sido fruto de un voto de sus padres al no haber tenido hijos siendo ellos algo mayores. Cuenta que nació en el año 1300 en la ciudad francesa de Montpellier. Se vió huérfano a edad muy temprana. Haciendo caso al evangelio de Mateo donde dice “Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en el cielo; luego ven y sígueme” (Mt.29, 21). Cosa que puso en práctica. Con el deseo de seguir en la pobreza a Jesús y enseñar su doctrina, inició su peregrinación a Roma. En su paso por la Toscana, se hospedó en la ciudad de Acqueapendente y en su hospital se puso a trabajar para lograr algo de dinero con el fin de proseguir su peregrinación. Allí aprendió algo sobre medicina que luego la pondría en práctica en su viaje hacia Roma. Cuenta el historiador que San Roque, en la ciudad de Cesanea, curó a un cardenal y éste le presento al Papa.

A su vuelta de Roma paso por la ciudad de Rímini donde se dedicó a predicar y a curar a los enfermos de peste. En la ciudad de Piacenza se contagió y se vió obligado a retirarse a un bosque a las afueras de la ciudad.

Es a partir de este momento cuando se conoce realmente al santo. Cuando aparece el perro de San Roque en la narración. Habla de que cuando el Santo se trasladó al bosque para no infectar a los habitantes de Piacenza, recibía cada día la visita de un perro que le llevaba un panecillo. El perro lo cogía de la mesa de su amo, llamado Gottardo Pallastrelli, que sorprendido de que su perro cada día cogiera un panecillo en la boca y saliera de casa, decidió seguirlo, penetrando en el bosque comprobó que a quien se lo llevaba era un pobre moribundo. Ante la sorpresa Gottardo decidió llevárselo a su casa, lo alimentó y lo curó debidamente hasta que sanó. La curación de San Roque cuenta la tradición, que sus heridas sanaron al lamerle el perro la pierna varias veces cuando el Santo estaba en el bosque.

Una vez curado San Roque decidió volver al lugar de partida a Montpellier, pero en el norte de Italia, en el pueblo de Angera, a orillas del lago Maggiore, unos soldados le acusaron de espía y lo arrestaron. Fue encarcelado y moriría entre los años de 1376 y 1379, se cree que murió a la edad de 32 años.

Su devoción se extendió rápidamente a partir del siglo XV. Su culto se inició en Venecia extendiéndose hacia el mundo germano y los Países Bajos. En el año de 1477, con ocasión de una peste se fundó en Venecia una cofradía que bajo su nombre se dedicó al hospedaje de enfermos de peste. Se fundaron templos en su honor siendo una de las iglesias más conocidas es la que hizo edificar Luis XIV en 1653 en París cerca del Museo del Lovre.

En cuenca también tuvimos una ermita dedicada a San Roque, que fue destruida en 1808, por los franceses a su paso por nuestra ciudad. Cuenca en el siglo XVI, en la peste que se padeció, se encomendó al Santo y en el año de 1508. Su Concejo juró por la ciudad celebrar todos los años la festividad de San Roque. Desde aquella época se viene celebrando la festividad, con desfile en procesión del Santo, tradición que se ha venido celebrando hasta nuestros días.

Cuenca, 6 de agosto de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

sábado, 12 de agosto de 2017

La fiesta de todos los pueblos. La Virgen de Agosto

La Asunción de la Virgen María. 15 de agosto

No hay aldea, pueblo o ciudad que no celebre esta festividad. El día 15 de agosto es el día de la Madre de Dios. Aún todo ello, el dogma fue proclamado en el siglo XX, concretamente el año 1 de noviembre de 1950, siendo Papa Pío XII.
Asunción de María
Capilla del Deán Barreda

La proclamación del dogma se hizo en la Constitución Munificentisimus Deus, y dice así: “Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado por la Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curos de su terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”.

Al profundizar en el conocimiento sobre este hecho he comprobado que el “Transitus Mariae” es un apócrifo que relata la muerte y la asunción de la Virgen María. De él se conocen una recensión griega y dos latinas; el más antiguo parece ser el texto griego, que se remonta al siglo IV o V. Como sucede con los evangelios de la infancia, la duración del primer conocido no debe hacer olvidar el hecho de que se trata sin duda de una tradición bastante anterior.

Estas primeras versiones han dado lugar a numerosas reelaboraciones, de la que la más célebre y más interesante es el Libro del Tránsito de la Santísima, Virgen, Madre de Dios, y que fue más tarde atribuido a Melitón, Obispo de Sardes, en Lidia, a finales del siglo II.

El relato de la muerte de María se desarrolla bajo el signo de los milagros. Es, primeramente, el anuncio de María de su próxima muerte, por un ángel que le entrega una rama de palmera. Después, la venida de los apóstoles, que son transportados milagrosamente desde su lugar de predicación a la casa de María. Al cabo de tres días, la Virgen muere, y sus funerales tienen lugar en medio de prodigios, entre los que el mismo Jesús se aparece. Finalmente, ocurre la subida del cuerpo de María al cielo.

Motivo de la reja de la Capilla del Deán Barreda
Rejero: Hernando de Arenas
La influencia de este relato ha sido considerada en las iglesias cristianas de Oriente y Occidente. En los Evangelios canónicos nada se dice a efectos a propósito de la muerte de María. Todas las tradiciones populares que se refieren a ella, con todos los detalles ya sea en el arte –y los artistas de la Edad Media no se privaron de representar este episodio legendario-, ya sea en los cultos litúrgicos (la fiesta del 15 de agosto), no tienen otra fuente escrita que los apócrifos. Por otra parte, como anteriormente he mencionado, la Asunción de la Virgen fue elevada al rango de dogma el 1 de noviembre de 1959 por el Papa Pío XII.

Son varias las capillas que hay dedicadas a la Asunción de María en la Catedral conquense. Entre ellas la del Deán Barreda, que fue fundada en el siglo XVI, con un precioso retablo plateresco en el que se halla representadas en tabla escenas diversas de la vida de la Santísima Virgen. La tabla central nos representa la figura de María en el momento de su Asunción a los cielos.

Otra capilla que fue dedicada en su primera época a la Asunción en la de San Roque o de los “Pozos”. Esta dedicada a la advocación de la Asunción de la Virgen. Es llamada de los Pozos por su fundador, Juan del Pozo, Más tarde se retiró la tabla central de la Asunción y fue sustituida por la imagen de San Roque, cuya imagen preside el altar.

Cuenca, 15 de agosto de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

miércoles, 9 de agosto de 2017

El torito ibérico de barro de Cuenca

Una pieza de cerámica muy conquense

No hace mucho tiempo se le hacía un homenaje a Adrián Navarro por parte del Aula Poética de Cuenca, que Raquel Carrascosa dirige con tanto acierto. En su intervención, Adrián aludió a la escuela San José como lugar donde aprendió a trabajar el barro, cuando entre sus especialidades existía la de alfarero. Valga estas letras en homenaje a los maestros del Taller Escuela Sindical “San José” y a cuantos hemos pasado por sus aulas de alumnos y profesores.

Por el año de 1957, la especialidad de alfarería estaba en alza y su maestro era Emilio del Castillo Alcántara, maestro alfarero cien por cien y conocedor experimentado de todos los secretos profesionales que encerraban este difícil oficio.
Torito Ibérico típico color naranja

Su lugar de trabajo, cuando no estaba en la Escuela, era una pequeña alfarería que enclavada en la parte izquierda de la carretera de Madrid, en la ladera del río Júcar, pasaba las horas realizando sus creaciones. La habitación donde tenía montado su estudio estaba constituida por tres tornos centenarios donde elaboraba el Torito Ibérico con la paciencia que le caracterizaba.

De una bola de arcilla y al sonido monótono del girar del torno el barro iba adquiriendo forma. El barro, colocada en la cabezuela, adquiría una nueva forma, al hacer girar con el pie la volandera. Convenientemente terminada, serviría para dar a conocer y poder ser admirados, los objetos cerámicos, producidos por la labor incansable del alfarero.

Siempre me sorprendió el Torito Ibérico que mi tía Angustias tenía sobre el mueble del salón. Hoy me pregunto ¿Cuál fue el origen del célebre toro? Preguntando aquí y allí he llegado a saber que existen diversas versiones acerca de su aparición en Cuenca. Pero verdaderamente se desconoce su procedencia inicial, al igual que quien fue su primer fabricante. Por deducción se piensa que sea debido a que España se le llama también Iberia, de ahí, tal vez provenga su nombre. Tengo entendido que antiguamente se les conocía con el nombre de “vaquilla” teniendo incluso los cuernos retorcidos. Se utilizaban como regalos familiares, con ello se quería significar la bravura y honestidad de quien lo poseía. Posteriormente degeneró esta costumbre que había arraigado entre las familias del regalar “vaquillas” y aparecieron los primeros Toritos Ibéricos en el mercado
Torito Ibérico vidriado en negro
.
Su aceptación fue magnífica llegándose a exportar. Se podían encontrar en tiendas de Madrid, en Francia, en Bélgica y Alemania. Cuenca por esos tiempos producía alrededor de diez mil  Toritos Ibéricos, de los cuales el 80 por ciento se exportaban.

Estas piezas eran vidriadas, se usaba el negro debido a las exigencias de la mayoría de los sectores del público. El verdadero color típico era y es el naranja. El Torito Ibérico consta de diecisiete piezas: cuerpo, cabeza,  morro, ojos, orejas, cuernos, papada, patas y asa. En el torno se hace el cuerpo, la cabeza y la boca. Lo demás se hace a mano.  Su calidad artística reside en la belleza austera y graciosa de líneas rectas y en la debida proporción guardada entre esas piezas de diminuto tamaño. Después de compuesto y cocido salen a la luz para la admiración de toda persona que le guste y disfrute de un trabajo bien hecho.  

Cuenca, 9 de agosto de 2018


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico 

sábado, 5 de agosto de 2017

La Tribuna de hoy nos cuenta el Milagro de la Luz en la Catedral de Cuenca

Mi agradecimiento al periodista Manuel Reina por dar a conocer el Milagro de la Luz en la Catedral de Cuenca. Debemos de difundirlo para que más gente pueda apreciar ese momento impresionante que por suerte en nuestra Catedral se da dos veces al año.

El Misterio de luz por excelencia es la Transfiguración.


Festividad de la Transfiguración del Señor. 6 de agosto.

La gloria de la divinidad resplandeció en el rostro de Cristo

Siempre me llamo la atención esta festividad y si les soy sincero he tardado muchos años en entender este pasaje bíblico, hoy quiero hacerles partícipe de cómo se instituyó esta festividad y su significado.

La transfiguración, según la opinión de los exégetas, se realizó en el monte Tabor en Galilea. En menos de tres horas se llega desde Nazaret a la cumbre de la montaña que se alza a una altura de 400m sobre la llanura del Esdrelón, a 585 metros sobre el lago Tiberíades y a 562 sobre el nivel del mar Mediterráneo.

Según la tradición la transfiguración se verificó en la cumbre que se encuentra junto a la llanura de Esdrelón, cuya planicie tiene 1200m de largo por 400m de ancho. Esta planicie, así como las faldas del monte, estaban cubiertas de encinas, cipreses, olivos y algarrobos.

Esta festividad quiere recordar la escena que narra el Evangelio de San Lucas sobre que Jesús.
El pasaje dice así: Hallándose cerca la hora de la Pasión, llevando consigo a tres discípulos, Pedro, Santiago y Juan, mientras oraba, su cuerpo se transfiguró. Su túnica se volvió más blanca que la nieve y su rostro más resplandeciente que el sol. Con Él aparecieron Moisés y Elías que disertaban sobre lo que iba a suceder próximamente en Jerusalén.

Pedro, emocionado por el momento exclamó: “Maestro, bueno es estarnos aquí. Vamos hacer tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para ElíasEstando diciendo estas cosas se formó una nube y los cubrió con su sombra; y al entrar en la nube, se llenaron de temor. Y vino una voz desde la nube, que decía: Este es mi hijo, mi Elegido; escuchadle” (Lc. 9,28-36).

El por qué de la aparición de Moisés y Elías en la montaña se explica al ser dos personajes importantes del Antiguo Testamento. Moisés y Elías representan al Antiguo Testamento. Mientras que Moisés representa la Ley, Elías representa a los Profetas y Cristo es el cumplimiento de la Ley y de los Profetas (Mt. 5, 17).

El que Jesús llevara a tres de sus apóstoles tiene una explicación, Pedro era el que más trabajaba por Jesús; Juan, fue el de alma más pura sin pecado; Santiago, el más atrevido y arriesgado en declararse amigo de Jesús. Los tres en ese momento experimentaron lo que es el Cielo. Después de ellos han compartido esta experiencia otros santos antes de morir como ocurrió con Santa Teresa de Ávida, San Juan de la Cruz y Santa Teresita del Niño Jesús, entre otros; todos ellos gozaron de gracias especiales que Dios quiso darles y su testimonio nos sirve para proporcionarnos una pequeña idea de lo que es el Cielo.

Esta fiesta se viene celebrando desde aproximadamente el año 337 d.C. Se inició sustituyendo una celebración pagana dedicada a Afrodita llamada Vartabah, según el Obispo armenio Gregorio Arsharuni. Más certeramente se puede hablar de su institución en el siglo X, ya que fue incorporada en la liturgia esta festividad en muchos diócesis durante este siglo y costa su celebración, mayoritariamente celebrada el 6 de agosto.

El Papa Calixto III la extendió a toda la cristiandad en el año 1456 en relación con la victoria obtenida por los cristianos en Belgrado contra Mahomet II. El ejército cristiano estaba dirigido por Juan Hunyadi que defendió con éxito la ciudad. El Papa Calixto III dijo que Belgrado había “salvado el mundo” y ordenó la construcción de iglesias al Divino Salvador del Mundo. Con el paso del tiempo, concretamente, 40 años después, Cristobal Cólón puso el nombre de “San Salvador” a la primera tierra que descubrió y pisó en las Bahamas al norte de Cuba.

En monte Tabor ha sido centro de diferentes basílicas a lo largo del tiempo para conmemoras este hecho. La emperatriz Elena, con más de ochenta años, visitó el monte Tabor en el año 326; hizo construir una hermosa iglesia y un convento. Poco tiempo después, dos iglesias más fueron construidas. Los persas de Cosroes y más tarde los musulmanes destruyeron estas edificaciones. Las Cruzadas en el siglo XII, en concreto Tancredo, fundó encima del Tabor el convento de San Salvador para los Benedictinos de Cluny y restauró la antigua fortaleza. También se construyeron dos conventos más, uno latino y el otro griego. Al siglo siguiente los musulmanes vencederos lo derrumbaron todo dejando la montaña completamente desierta, convirtiéndose en lugar de guarida de chacales, jabalíes y aves de rapiña.

En el siglo XIV, los Franciscanos de Nazaret, que conservaban la escritura de propiedad del lugar construyeron una capilla. En nuestro tiempo y gracias a la generosidad de la cristiandad se ha construido una Basílica de tres naves, en memoria de las tres tiendas que San Pedro quiso levantar para Jesús, Elías y Moisés. Dicha Basílica fue inaugurada en la primavera del año 1924.

   Cuenca, 6 de agosto de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

martes, 1 de agosto de 2017

La Virgen de los Ángeles


En la ciudad de Asís, llamada “La perla de Umbría”, se alza sobre una graciosa colina dominando un valle que ostenta una vegetación exuberante y una riqueza incomparable de productos agrícolas. Casi a los pies o en la bese de este valle se descubre el Santuario de Nuestra Señora de los Ángeles, cuna de la Orden Franciscana.

Sus principio parte del año 361 cuando unos piadosos romeros regresaban de Palestina y al pasar por Roma, solicitaron al Vicario de Cristo autorización para establecerse en la llanura de Asís. El humilde romero era San Liberio, que obtenida del Papa la licencia debida levantaron un sencillo eremitorio y construyeron al mismo tiempo una modesta capillita en la cual depositaron algunas reliquias del sepulcro de Nuestra Señora que se habían traído al regreso de la peregrinación. Dicho oratorio fue dedicado a Nuestra Señora en el misterio de su Asunción.

Siglo y medio más tarde, sobre el año 516, San Benito aceptó el pequeño santuario que se le ofrecía junto con una reducida propiedad, de donde se originó el nombre de “Porciúncula” (*) que significa “pequeña porción de tierra”.

Una vez en posesión de los Benedictinos, se convirtió el lugar en centro de peregrinación y más cuando se hablaba de que bajaban, en ciertos días, una milicia angelical oyéndose himnos en loor de la Reina de los Cielos, es por ello que cambió el nombre y título el lugar: Santa María de los Ángeles.
De los Benedictinos de Montecasino pasó el oratorio a ser propiedad de los monjes de Cluny y luego de los del Cistes; en fin, cuando el ermitorio estaba ya ruinoso, la capilla construida por San Benito y el minúsculo terreno a ella adjunta, perteneciente a los Benedictinos del monte Subasio, permitieron a unas cuantas personas que se retiraran  allí para llevar una vida piadosa y cuidar de la limpieza y conservación del santuario.

Pasados unos años, Francisco de Asís, entregado a la oración en la iglesia de San Damián, oyó la voz del Señor que con toda claridad le decía: “Ve a restaurar mi casa que yace en ruinas”. Obedeció en el acto  el joven y ardiendo su corazón en celo por el decoro de la casa de Dios, puso en juego todos los medios que aquél le sugería para restaurar los edificios sagrados que el tiempo y la desidia de los hombres se había venido abajo.

Uno de los que le atrajo la atención fue el venerable Santuario de los Ángeles, el cual una vez restaurado, fue considerado por el Santo como su mansión predilecta, ya que en ella pasaba prosternado largas horas del día y de la noche, suplicando a la Virgen le diera a conocer la voluntad divina y el modo de acertar a andar la vía de la perfección evangélica que deseaba abrazar.
La Virgen se la apareció a Francisco y este le solicitó que el santuario obtuviera indulgencia plenaria. Cosa que le fue concedida con la condición que fuera ratificada por el Papa.

A la mañana siguiente, sabiendo que el Papa Honoro III se hallaba en Perusa fue a la población y arrojándose a sus pies, le suplicó le concediera al lugar la indulgencia requerida, cosa a la que accedió el Papa.

Llegado el día se congregó una muchedumbre inmensa ante la Iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles. San Bernardino de Sena testifica en uno de sus sermones que en una circunstancia pudieron contarse hasta cien mil personas alrededor del venerable Santuario, lo cual debió influir para que varios Papas como: Paulo V, Gregorio XV y Urbano VII extendieran el privilegio de la Porciúncula (*) a todos los templos u oratorios públicos de la Orden Franciscana con el fin de que fuera mayor el número de fieles que pudieran beneficiarse con favor tan insigne. La celebración de la festividad fue fijada el día 2 de agosto.

En Cuenca, la celebración de la festividad de la Virgen de los Ángeles se lleva a cabo, con toda solemnidad, en la Dehesa del Hoyo, en el Villa de Cañada del Hoyo, el día 8 de septiembre, con motivo del hallazgo de la imagen de la Virgen María en ese mismo paraje. La Ermita fue construida en el siglo XV. Durante el siglo XVIII resurgió la devoción y ello llevó a su restauración en el arte de la época, siendo inaugura en el año 1866 de un estilo barroco; la ermita es de planta rectangular con coro y cubierta de bóvedas rebajadas.

(*) Porciúncula: Con este nombre se denomina la Basílica de Santa María de los Ángeles y también se denomina con el mismo nombre a la Indulgencia Plenaria que se pueden ganar los fieles católicos el 2 de agosto. La Porciúncula basílica fue declarada Patrimonio de la Humanidad, por la Unesco en el año 2000.

Cuenca, 2 de agosto de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

Visitas guiadas gratuitas en la Catedral de Cuenca


Os comunico que por motivos familiares no podré realizar la visita guiada del día 5 de agosto. La próxima será el sábado día 2 de septiembre a las 11.00.

Perdonad las molestias.

Cuenca, 1 de agosto de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

jueves, 27 de julio de 2017

La sangre de San Pantaleón


La ciencia no encuentra explicación ante el hecho de licuarse la sangre.

Capitel de las ruinas de iglesia de San Pantaleón en Cuenca
Hoy, día 27 de julio se celebra la festividad de San Pantaleón, nació en Nicomedia, hoy en día se conoce como Turquía, vivió en el siglo III de nuestra Era. Estudió filosofía y después se dedicó a la medicina como su padre. Fue médico del emperador Galerio Maximiano. Fue perseguido por Diocleciano en el año 303. Tras ser torturado de varias maneras, por no querer renegar de su fe, murió. Dice la tradición que su martirio fue realizado bajo una higuera seca que floreció al recibir sus raíces la sangre de Pantaleón al ser decapitado.


La iconografía lo representa con una pequeña cruz y un escapulario y también, al pie de un olivo o higuera seca.

Iconografía de San Pantaleón
Se conserva dos reliquia del Santo en todo el mundo, consistente en una ampolla de cristal con cierta cantidad de sangre. Una de ellas está en Ravello (Italia) y otra ampolla en España, en el Real Monasterio de la Encarnación de Madrid. Cada año la ampolla es expuesta al público y cada 27 de julio se licua. La ciencia actual no ha sabido explicar el hecho.

El proceso de licuación es muy lento, la sangre va poco a poco cambiando de color, inicia por el mes de mayo, en el mes de junio ya se puede ver cierta licuación, lo que hace aumentar el volumen del contenido de la ampolla, terminando de licuarse el 27 de julio, el día de su martirio.

El año pasado recibió entre 7.000 y 10.000 visitas el monasterio para apreciar el hecho y este año se espera una afluencia similar.

Nuestra ciudad dedicó una iglesia a San Pantaleón, sus ruinas se pueden visitar en la calle de San Pedro, se conserva el arco ojival de la portada que se apoya sobre capiteles con decoración vegetal y con algo de iconografía, concretamente se aprecia un caballero lanceando a un dragón que guarda cierta relación con la simbología de los templarios.
Arco de las ruinas de la iglesia de San Pantaleón
Cuenca, en la calle de San Pedro



Cuenca, 27 de julio de 2027
José María Rodríguez González, profesor e investigador histórico 

lunes, 24 de julio de 2017

La abuela Santa Ana. Historia de su festividad.

 El 26 de julio se celebra su festividad.

Los abuelos son esas personas entrañables que dan todo por sus nietos, aquellos que hemos tenido la suerte de disfrutarlos sabemos muy bien lo fácil que nos ha hecho muestra existencia durante los años que hemos podido tenerlo y disfrutarlos.
Altar de Santa Ana
Catedral de Cuenca
Hoy hablamos de la abuela de Jesús de Nazaret, la madre de María. Son muchos los lugares en donde la vemos representada en la Catedral conquense, como es el Altar Mayor y en varias capillas de la Girola está representada pasajes de su vida. Existe un retablo, junto a la capilla del Obispo,  dedicada a Santa Ana. El retablo procede de la ermita de Santa Ana, trasladado aquí en el siglo XVIII al hundirse la ermita. Esta tiene su origen en la epidemia de peste bubónica que asoló Cuenca en el año 1285. Los habitantes de Cuenca acudieron a su mediación para que los afectados sanaran. El actual retablo y la pintura en lienzo sobre tabla, está fechada por el año 1400 y es de estilo gótico.

Si reconstruimos el árbol genealógico podemos observar que Matán y Emerenciana fueron los padres de Ana, nombre conocido en hebreo y árabe como Hannah, eran descendientes del rey David y de Leví. Matán, padre a Ana, era natural de Belén y se dedicaba al pastoreo de ovejas. Ana nació de su segundo matrimonio, pues Joaquín caso en primeras nuncias con Estha que murió tras haber dado a luz a Santiago y Matán se casó de segundas nuncias con Emerenciana que fue la madre de Ana, ambos pasaron más de veinte años sin descendencia.

Del culto a Santa Ana se tiene conocimiento hasta el siglo IV ya que Justiniano I construyó una iglesia dedicada a la advocación de Santa Ana en Constantinopla sobre el año 710. En Occidente no llegó hasta finales del siglo XIII. La primera representación de la imagen de Santa Ana se halló en la Iglesia de Santa María en Roma, es una pintura del siglo VIII con una gran influencia bizantina. Su celebración data de 1378 que Urbano VI la introdujo en Inglaterra y a partir de entonces se extendió por todo Occidente pasando a la Iglesia Universal sobre el año 1584.

Todo lo que se conoce sobre Santa Ana procede del Protoevangelio de Santiago, estos evangelios apócrifos se conocen gracias al descubrimiento de varios manuscritos en la biblioteca gnóstica de Nag-Hammadi, en el Alto Egipto, actualmente es posible conocer algo más de estos evangelios gracias a este hallazgo que tuvo lugar en el año de 1945 y que por los acares de la vida llegaron a mis manos una copia de las muchas que se publicaron en varios idiomas.

Les voy a trascribir los capítulos IV y V del Protoevangelio de Santiago que habla sobre la figura de Santa Ana:
IV (1.) “Y he aquí que un ángel del Señor apareció ante ella y le dijo: “Ana, Ana, el Señor ha escuchado y atendido tu súplica. Concebirás y darás a luz y se hablará de tu descendencia en toda la tierra”. Y Ana dijo “(Tan cierto como) el Señor mi dios está vivo, si traigo un hijo al mundo, sea varón o sea hembra, lo llevaré como ofrenda al Señor, mi Dios, y permanecerá a su servicio todos los días de su vida”.

(2.) Y he aquí que llegaron a ella dos mensajeros y le dijeron: “Joaquín, tu marido, viene a ti con sus rebaños. Porque un ángel del Señor ha descendido hasta él, diciéndole: “Joaquín, Joaquín, el Señor Dios ha escuchado tu plegaria. Vete de aquí, porque tu mujer, Ana, concebirá en su seno”.
(3.) Y Joaquín partió y llamó a sus pastores, diciéndoles: “Traed aquí tres corderos sin mácula y serán para el Señor, mi Dios; y doce terneros cavados, y serán para los sacerdotes y para el Consejo de Ancianos; y cien cabritos, y serán para todo el pueblo”.

(4.) Y he aquí que Joaquín llegó con sus rebaños, y Ana, que le esperaba a la puerta de su casa, le vio venir y corriendo hacia él, le echó los brazos al cuello, diciéndole: “Ahora sé que el Señor, mi Dios, me ha colmado de bendiciones, porque era viuda y ya no lo soy, estaba sin hijos y voy a concebir uno en mi seño”. Y Joaquín descansó aquel día en su casa.

V (1.) Al día siguiente presentó sus ofrendas, diciendo para sí mismo: “Si el Señor mi Dios me es propicio, me concederá que vea la Lámina (de oro) del (Sumo) Sacerdote. Y una vez que hubo presentado sus ofrendas, fijó su mirada en la lámina (de oro) del (Sumo) Sacerdote, cuando éste ascendía al altar, y no notó mancha alguna en sí mismo. Y Joaquín dijo: “Ahora sé que el Señor me es propicio y que me ha perdonado todos mis pecados”. Y descendió justamente al templo del Señor y regresó a su hogar.

(2.) Y los meses de Ana se cumplieron, y al noveno dio a luz. Y ella preguntó a la comadrona: “¿Qué he parido?”. Y la comadrona respondió: “una niña”. Y Ana repuso: “Mi alma se ha glorificado en este día”. Y acostó a la niña en su lado. Y, transcurridos los días legales, Ana se lavó, dio el pecho a la niña y le dio el nombre de María.

Así es como relata los hechos el  Protoevangelio de Santiago. Como estudioso de la iconografía diré que Ana puede reconocerse por la larga túnica, generalmente de color rojo y un manto que le cubre la cabeza, a menudo sostiene un libro. Otra manera de representarla es en compañía de una niña pequeña que representa  a María quien sostiene, a veces al Niño Jesús en brazos, esta representación asemejan a la Santísima Trinidad. Otros temas de representación iconográfico el encuentro de la Puerta de Oro de Jerusalén que se abrazan San Joaquín y Santa Ana, así mismo la anunciación del ángel por separado a San Joaquín  a Santa Ana, el nacimiento de la Virgen, el Matrimonio de la Virgen son parte del ritual artístico que poseemos en diferentes capillas de nuestra catedral como el retablo de la capilla del Pozo, en la capilla del Socorro y en la capilla de la Asunción vuelven a repetirse las escenas.
Santa Ana es la patrona de las mujeres trabajadoras, de los mineros que comparar a Cristo con el oro y con la plata de María.

Felicidades a las Ana en su festividad.

Cuenca, 26 de julio de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.