sábado, 24 de diciembre de 2016

El primer Belén que fue representado en la historia

San Francisco de Asís fue el promotor de la iniciativa en el siglo XIII

La devoción a la memoria del nacimiento del Salvador nació ya en los primeros siglos del cristianismo.

Con el nombre de Navidad y con fecha de 25 de diciembre se empezó a celebrar esta fiesta en las dos iglesias, la oriental y la occidental en el siglo IV, a expensas  del Papa  Julio I.


La devoción al pesebre por la representación de belenes o nacimientos, empezó a popularizarse a principio del siglo XIII con San Francisco de Asís.

Por el año 1223, San Francisco, que se hallaba en Roma, logró  del Sumo Pontífice el permiso para celebrar el nacimiento del Salvador en un pueblecito llamado Grecia. Allí levantó un altar en el campo, preparó un pesebre, llevó un buey y un pollino y lo dispuso todo imitando la cueva de Belén. San Francisco, junto al belén, ofició de diácono y predicó sobre las grandezas y misericordias del Mesías.

Todos los fieles acogieron con júbilo esta piadosa institución del patriarca de Asís. Santa Clara la estableció en los conventos de su Orden. Ella misma ayudaba con gran gozo a disponer el Belén y exhortaba a sus hijas por todos los medios a esta devoción.

Los hijos de San Francisco propagaron por el mundo entero ésta saludable invención, mostrando siempre singularísimo amor al Divino Infante de Belén.

Es de agradecer el que este año volvamos a disfrutar de un belén viviente en Cuenca. Felicidades por la iniciativa y que el año que viene será un poquito mejor.

Cuenca. 24 de diciembre de 2016


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario