miércoles, 21 de diciembre de 2016

El solsticio de invierno y el nacimiento de Cristo



Hasta el siglo XII las parroquias europeas no comenzaron a registrar la fecha del 25 de diciembre como fecha del Nacimiento de Jesús.


Muchas han sido las especulaciones que se han realizado para determinar el nacimiento de Jesús.
Puesta de Sol del 21 de diciembre. Solsticio de Invierno
Cuenca, a las 17.40 horas 

En los primeros siglos del cristianismo sólo se celebraba la Pascua de Resurrección. Cuando se empezó a considerar la celebración de la Natividad de Jesús los teólogos acudieron al pasaje bíblico de Lucas que dice: “Había en la misma comarca algunos pastores, que dormían al raso y vigilaban por turno  durante la noche su rebaño…” (Lc.2,8) este relato y ubicando el nacimiento en Belén les parecía que la festividad debería implantarse el 25 de marzo o del 15 al 20 de abril, que es cuando las temperaturas son más suaves para dormir a la intemperie, otros por estirar más la fecha la ubicaban entre el 6 y el 10 de enero.
21 de diciembre 17.48 desde la ruta turística de Cuenca

Hasta bien entrado el siglo VI no se decidió una fecha fija. Anteriormente, en el pontificado de Liberio, sobre el 352, se tomó como fecha la noche del 24 al 25 de diciembre, haciendo coincidir la festividad romana de: “Natalus Solis Invicto” (nacimiento del Sol invencible) una festividad muy popular que el nuevo Credo no había logrado cambiar por el arraigo festivo y popular del Solsticio de invierno.

Hasta el siglo XII las parroquias europeas no comenzaron a registrar la fecha del 25 de diciembre como fecha del Nacimiento de Jesús.

La iglesia Ortodoxa celebra el nacimiento de Jesús trece días después de la católica.  Un posible motivo es que la iglesia Ortodoxa se sigue guiando por el calendario juliano, que fue instituido por Julio Cesar en el año 47 a.C., los católicos y cristianos en general se guían por el calendario gregoriano que fue instituido por el Papa Gregorio XII en el año 1582 debido a ciertos desajuntes entre el calendario civil y el astronómico.

Cuenca, 21 de diciembre de 2016


José María Rodríguez González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada