miércoles, 23 de julio de 2014

La Orden de Santiago y Alfonso VIII en Cuenca


Festividad de Santiago en Cuenca

El día 25 de julio se celebra la festividad de Santiago y Cuenca siempre ha tenido relación con la Orden de Santiago. En la actualidad posee un Hospital que lleva su nombre. Como investigador, me veo en la obligación de informarles sobre los antecedentes de este gran edificio. El solar fue donado por el Rey Alfonso VIII a la Orden de Santiago por su ayuda en la toma de Cuenca.
Medallón de Santiago a Caballo

Primero aclarar que la expresión ¡Santiago y cierra, España! fue utilizado por primera vez en la Batalla de las Navas de Tolosa por nuestro Rey Alfonso VIII de Castilla y que sirvió de grito de guerra a las brigadas de caballería española. Posteriormente fue utilizado en todas las ocasiones en que se enfrentaron contra los musulmanes. Con ello se invocaba al apóstol Santiago, patrón de España, para pedir su protección y la victoria contra el enemigo.

Vista panorámica del Hospital de Santiago en Cuenca
De la escritura fundacional sólo se conserva una copia hecha a finales del siglo XVI, tomada del original que existió en el bulario de la Orden y que fue otorgada por el Rey Alfonso VIII a la Orden Militar de Santiago, diez días después de la toma de la ciudad, esto es, el 1 de octubre de 1177. Dicha donación fue hecha según costa: “… a Dios y a vos Pedro Fernández, maestre de la Orden de Santiago y a todos vuestros hermanos, que al presente son y en adelante fueron…” Los siglos borraron toda huella de ésta concesión y en el siglo XVIII aparece un nuevo escrito de fundación del Hospital de Santiago, cuyo patronazgo ejerce el Consejo de las Ordenes Militares y cuyo documento estuvo en Uclés, y actualmente se conserva en el Archivo Histórico Nacional. Fue reproducido por D. Ramón Menéndez Pidal en su “Documentos lingüísticos de España”, por ser uno de los escritos más antiguos de lengua romance que se conservan, y en el que se dice: “…D. Tello Peris, D. Pedro Gutiérrez dieron a Dios et a los freires de la caualleria de Sanctiague…”.
Planos de solar que ocupa el complejo del
Hospital de Santiago en Cuenca -1632

Según costa en escritura la finca ocupa una superficie de forma irregular limitada en su contorno por la calle de Calderón de la Barca y casas laterales de las llamadas “Escalerillas de Santiago”, parte posterior de las casas del Callejón de Juan Sáiz, calle de Mateo Miguel Ayllón, carretera de Cuenca a Tragacete, Callejón de la Trinidad y Callejón de subida a Santiago, limitada por muros de contención y cerramiento en todo su perímetro. Con una extensión superficial de TRECE MIL SEISCIENTOS SETENTA Y DOS metros con DIECISEIS decímetros cuadrados (13.672,16 metros cuadrados), en cuya parte superior están enclavados las edificaciones del Hospital y anejo, Escuelas, Iglesia, Casa Curato y construcciones secundarias de poca importancia y espacios abiertos, que forman un segundo recinto interior con una superficie de CUATRO MIL NOVENTA Y SEIS metros con SETENTA Y SEIS decímetros cuadrados (4.096,76 metros cuadrados), de los que corresponden 2891.08 metros cuadrados a las edificaciones y 1.205,68 metros cuadrados a los patios, jardín y corrales.

Fachada principal del Hospital de Santiago
El primer Obispo de Cuenca, D. Juan Yáñez, concedió 40 días de indulgencias a cuantos favorecieran al Hospital y el Concejo de Cuenca y sus aldeas, en ese mismo año, se comprometieron a entregar cierta cantidad de ovejas, trigo, pieles de conejo y dinero. En 1198 el Concejo de Huete y en 1227 el Concejo de Uclés, siguieron este mismo ejemplo del Concejo de Cuenca en plan de donaciones. Así mismo el molino que está situado en la actualidad debajo del puente de San Antón, en el río Júcar, perteneciente al Obispo de Sigüenza, fue donado con la condición de que en vida se le diese quince áureos. El Papa Honorio III en el año 1220, comisionó al Deán de la Catedral de Toledo para proceder contra los que no cumpliesen las promesas y votos solemnes de mandas y legados a favor de los hospitales de Cuenca y Alarcón y en 1260 el Papa Alejandro IV expidió una bula por la cual prohibía le fueran arrebatadas, bajo ningún pretexto, las donaciones hechas por los fieles al Hospital de Santiago de Cuenca.
Escalerillas de Santiago

El edificio del hospital actual inició su edificación en 1511. El 26 de junio se adjudican las obras al maestro de cantería Juan del Castillo, las obras fueron desarrollándose a lo largo del siglo XVI y principios del XVII. El maestro de obras Francisco de Mora realizó la traza de la fachada en el año 1608 y su realización fue encargada al maestro cantero Juan Fernández de la Serna. En el año 1623, fray Alberto de la Madre de Dios diseñó las puertas y las ventanas del Hospital y las ejecutó Francisco Montalvo.

Es curioso cómo se pierden ciertas tradiciones. Contaba mi padre que en sus años jóvenes se organizaban verbenas para la festividad del Apóstol Santiago donde se realizaban concursos de mantones y balcones engalanados, los cines ese día eran gratuitos y se terminaba la fiesta con los fuegos artificiales. Tradiciones que se deberían recuperar para la grandiosidad del Santo y de esta Ciudad.



Cuenca, 25 de julio de 2014
José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario