martes, 30 de diciembre de 2014

San Silvestre y la carrera del pavo en Cuenca


 La San Silvestre, una carrera con nombre de Santo

En la actualidad, con el nombre de San Silvestre se conocen las distintas carreras atléticas de carácter popular que se organizan anualmente el 31 de diciembre. La primera carrera de San Silvestre internacional se celebró en São Paulo (Brasil) en el año 1925, iniciándose a las 23:30 horas del 31 de diciembre, a iniciativa del periodista Cásper Líbero del diario “A Gazeta” organizada a imitación de la celebrada en París en la noche de año nuevo en la que los participantes portaban antorchas. Hoy en día sigue siendo considerada la más popular internacionalmente hablando. Esta tradición se fue popularizando mundialmente como la de Oporto (Portugal), la “Boclassic” de Bolzano (Italia) y la de Guatemala que se viene celebrando desde 1957 en la que se premia al mejor disfraz. En España se celebran casi en todas las provincias, la primera se celebró en Galdácano (Vizcaya) en el año 1961, en Madrid se viene celebrando la de Vallecas desde el año 1964 y en Cuenca la conocemos con el nombre de la carrera del Pavo, este año hacemos la trigésima primera edición.

¿Pero quién fue San Silvestre?
San Silvestre. Papa

San Silvestre nació en Roma, en el seno de una de las familias más nobles y caritativas, siendo educado en el amor y las virtudes cristianas. Fue admitido a los treinta años en el clero y el Papa San Marcelino le ordenó sacerdote y el 31 de enero del año 314 es nombrado Papa, siendo el Papa nº 33 de la Curia Romana. Sucedió como Obispo de Roma a San Malquíades.

Él fue quien bautizó al más grande Emperador de los siglos, a Constantino el Grande, después de haber conseguido limpiarle de la lepra del cuerpo y de la lepra del alma, consiguiendo de él que anulara todos los edictos de los emperadores anteriores contra los cristianos y estableciendo la libertad de la Iglesia Católica. También mandó demoler todos los templos de los ídolos y después de su bautismo Constantino tenía a San Silvestre como alma de todas sus gloriosas hazañas. Movió Silvestre al Emperador a que edificaran las magníficas Iglesias Apostólicas San Pedro y San Pablo, enriqueciéndolas con ricos ornamentos y rentas suficientes para la manutención del clero.

Bautismo de Constantino por San Silvestre
Promovió San Silvestre muchos concilios con la ayuda de Constantino, siendo el principal de ellos el que se celebró en Nicea en el año 325, con la participación de 318 Obispos, siendo presidido por el Obispo de Córdoba, Osio, que condenó el arrianismo y proclamó el Credo que actualmente reza la Iglesia Católica.

Este Papa es conocido por ser el primer Papa que no murió mártir, el 31 de diciembre del año 335, siendo enterrado en la Vía Salaria, en el cementerio de Priscila, a una legua de Roma donde más tarde se levantó una iglesia a él consagrada.

A la carrera popular se le otorgó el nombre de “San Silvestre” al ser el día 31 de diciembre, último día del año, su festividad.

Cuenca, 31 de diciembre de 2014

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada