domingo, 30 de noviembre de 2014

Cuenca, tendencias periodísticas en el siglo XIX


El medio de comunicación escrita

Los periódicos del siglo XIX en Cuenca

No hace mucho descubrí el mundo apasionante de contar las cosas, de sentirse escuchado y leído. El periodismo es un medio fácil, ligero y barato de propagar la cultura y es por sí un medio para hacer llegar el pensamiento humano  desde las grandes ciudades hasta los pueblos más pequeños. Los nuevos medios (internet) facilita este acercamiento.

El periódico tuvo su nacimiento en Italia donde aparecieron unas hojas manuscritas que el pueblo les dio el nombre de Gaceta, por llamarse así la moneda que constituía el precio de venta de la publicación. Con el descubrimiento de la imprenta comenzaron a publicarse muchos periódicos; en un principio sólo fueron publicados aquellos referentes a los órganos oficiales de los gobiernos y tenían misión muy distinta a la que hoy tienen.

En España el primer periódico que se conoció fue la Gaceta de Madrid, en el año 1661, que comenzó a publicarse en tiempos de Carlos II, a mediados del reinado de Felipe V se fundó el titulado “Diario de los literatos” que sólo trataba materias de erudición al no tener cabida los asuntos políticos por la monarquía absoluta. En tiempos de  Carlos III y Carlos IV, con su política más transigente y de un espíritu más expansivo se publicaron dos periódicos “El Censor y El Pensador”. Así pues, el verdadero cambio lo llevó a cabo el rey Carlos III, que comenzó por permitir la libertad de precio, con la consiguiente desaparición de la tasa, por Real Orden de 14 de noviembre de 1762. 

Cuenca siempre ha estado avispada en el periodismo. El sábado, 6 de agosto de 1887 salía a sus calles “La Giralda”, periódico científico, literario, artístico y de noticias. Al año cambió su nombre o título pasando a llamarse “Quince de Julio”, era semanal, satírico y liberal independiente, siendo su director Rogelio Sanchiz.

La prensa en Cuenca durante el siglo XIX fue muy abundante, pues una vez contrastada la información veo que son más de setenta los títulos recogidos por el historiador  Don Trifón Muñoz y Soliva.

El más antiguo es el “Boletín Oficial”, que se divulgó desde 1833, se publicaba con un suplemento que luego se hizo independiente, el “Boletín de Ventas de Bienes Nacionales”. En el año 1854 aparece el “Boletín Oficial Eclesiástico”.

Como defensores de los intereses de la clase docente apareció  “El Porvenir” (1857-1869); “El Magisterio Conquense” (1871-1873); “Boletín del Profesorado de Primera Enseñanza” (1875-1883), luego llamado “Boletín del Amigo del Profesorado hasta 1884; “El Maestro” (1882-1884), sustituido por “El Maestro Moderno” (1884-1889) que a su vez y junto con “El Escolar de Cuenca” (1884-1887) se refundieron en “El Maestro de Escuela”, semanario que subsiste hasta el año 1903. En 1884 y 1885 se publica “El Profesorado Conquense”. En 1889, “El Reformista”; en 1895-96, “La Ley” y como defensor de los alumnos aparece “El Estudiante”, que dura cinco meses del año 1898.

Los defensores de los intereses morales y sacan el “El Centinela de Cuenca” en 1861; “La Voz de Cuenca” (1880-1881); “Ecos de la Razón” en 1851, que dejó mal parado su nombre al suprimirse por discusiones políticas entre sus redactores. “El Júcar” en 1861; “La Voz de Cuenca” que se editó sólo dos años 1880 y 1981. “Ecos del Júcar” (1885) y “El Memorandum” (1896) periódico mensual que se repartía gratis.

Como periódicos políticos independientes estaban: “El Reformador Conquenses” (1853); “La Provincia” (1872-1873); “La Libertad” (1889); “La Razón” (1888-1889); “El Huécar” (1897-1898). Periódicos liberales eran: “El Eco de Cuenca” (1862-1872) que tenía imprenta propia y fue el de mayor prosperidad: “La Bandera (1898-1890) y “La Reforma” (1899-1890) que fue continuación de “La Crónica” (1898-1890). Eran republicamos “La Vanguardia” (1899-1890); “EL Progreso” (1891-1893) y de “EL Progreso Conquense” y “El Radical” (1890).

Los monárquicos tenían “La Bandera nacional” (1871-1872); Mangana (1890), antecesor de “El Conservador) (1890-1891) y “La Esperanza”  (1890) que era tradicionalista.

Como órganos de las Juntas Católicas de España se publicó: “El  Porvenir Nacional” (1879); como católicos, “La Estrella” desde 1887, con imprenta propia y “El Correo Católico” desde 1898.

Satíricos fueron: “La Honda de David” (1869), católico; “El Mata Microbios (1885), que fue el origen de “El Progreso”; “Cuenca festivo” con ilustraciones y “El Monaguillo” (1889-1890), republicano.

Aún quedan “El Correo de Cuenca” (1855) y “Las Noticias” (1884) y corresponsales que les enviaban  tres páginas impresas y en Cuenca tiraban la cuarta: “El Chiquitín” (1887-1888) dedicado al bello sexo; “El Bardo” (1889) de literatura, ciencia y moda.

 Cuenca, diciembre de 2014

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada