martes, 11 de noviembre de 2014

Las cuatro torres de la Catedral de Cuenca

LA TORRE DEL ÁNGEL DE LA CATEDRAL DE SANTA MARÍA DE CUENCA (España). Primera parte

Torre del Ángel de la Catedral de Cuenca

Por José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico

Hoy empiezo un nuevo reto y es hacer un pequeño estudio de las cuatro torres que poseía nuestra querida Catedral conquense. A saber: la torre del Giraldo, las torres de la Saeta y el Gallo y la torre del Ángel.

Empezaré por la única que queda en pie, que es la torre del Ángel.

 La catedral ha sufrido modificaciones a lo largo de los tiempos, desde su construcción en 1184 hasta nuestros días, ello queda atestiguado por los diversos estilos arquitectónicos que engloba la obra.

Entramado de vigas de madera de la torre del Ángel
La torre del Ángel o cimborrio se construyó para dar luz al interior a modo de linterna y es de planta cuadrada, pero sobre una planta octogonal. Con una altura de 30 m sobre el nivel de la calle.

Al estar construida sobre una planta octogonal es de suponer que la primera torre tendría esa estructura. Ateniéndose a lo publicado y lo que está reflejado en el libro de Actas Capitulares se aprecia que hubo tres incendios que afectaron a la torre en los años: 1432, 1509 y 1597, estos tres incendios fueron provocados por la caída de rayos.

Interior de la torre del Ángel. José María Rodríguez Gzlez.
En los años 1432 y 1509 se indica que el tejado de la torre “era muy alto y de mucha madera que tenía más de trescientos cruceros enteros, (lo que nosotros llamaríamos hoy vigas), y todo cubierto de tablas escamadas en lo alto” (1*) En 1978, ediciones El Albir de Barcelona, sacó al mercado una edición facsímil de un importante autor del siglo XIX, D. José María Quadrado, que formó parte de la serie España: sus monumentos y artes, su naturaleza e historia, al que puso por título el nombre de ambas ciudades: “Guadalajara y Cuenca”; en su página 274 advierte, en una nota a pie de página, que “Del libro de Fábrica de 1590 aparece que el maestro de obras Alonso Serrano se le pagó 328,82 maravedís por los trabajos realizados en la torre del Ángel… en desbaratar todo el chapitel viejo de madera que estaba podrido y en hacerlo todo nuevo con la pirámide y el ángel” (2*). De este escrito se desprende que la torre del Ángel estaba terminada en una aguja y en su extremo un ángel, de ahí el nombre de la torre del Ángel.

Torre del Ángel según D. Rodrígo de Luz

En el informe que emite el Jesuita murciano Fernando Bautista, figura clave en la arquitectura barroca Española del siglo XVII con referencia a la torre del Ángel informa en palabras textales: “E subido a ella y visto y reconocido toda, por dentro y esta mui maltratada, y asi me parece se quite hasta que no quede mas que un pie mas alta que los caballetes de los tejados, maҫiҫando mui bien los huecos que quedaren en todas las paredes , que ai muchos que servían de tribunas y se podrá hacer con la piedra que se fuere quitando, travandolo con algunas varillas o grapas, para que la pared que quede fuerte y unida, y luego se pondrá su cornisa de piedra por la parte de afuera, y luego se hara su armadura con buena soleras, tirantes y quadrales, y me parece se haga bien alta y se cubra de poҫarra, con su pedestal, bola y cruz y asi lo firmo en Cuencaa 24 de junio de 1668 = Francisco Bapttista de la Compañía de Jesús”.

Quedando la torre del Ángel cubierta por un sencillo tejado a cuatro aguas, tal como lo vemos hoy en día.
Cuenca, 14 de junio de 2013
_________________________________

(1*) La Catedral de Cuenca. J. Bermejo. Caja de Ahorros 1977, Págs., 30, 31 y 33).

(2*) El chapitel o aguja es un elemento arquitectónico que se sitúa en la parte superior de una torre a modo de remate.

(3*) La Catedral de Cuenca del siglo XIII. Cuna del gótico Castellano. 1978. Rodrigo de Luz

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada