sábado, 22 de noviembre de 2014

Sucedio en Cuenca. Hace 200 años de la Guerra de Independencia


Episodios conquenses en la Guerra de Independencia

ESTE AÑO DE 2014, CELEBRAMOS EL ANIVERSARIO DE LA TERMINACIÓN DE LA GUERRA DE INDEPENDENCIA (1808-1814)

Este año está cargado de conmemoraciones. Al haberse celebrado el octavo centenario de la muerte de Alfonso VIII ha quedado en segundo plano la conmemoración del segundo centenario de la Guerra de la Independencia. El levantamiento se realizó el 2 de mayo de 1808 y acabó seis años después en 1814, el año en que se libró la última batalla española en esta guerra. Tuvo lugar fuera de España, concretamente en Toulouse (Francia) el 10 de abril de 2014 y en la que participaron más de 10.000 soldados españoles.


Cuenca no fue ajena a los hechos en estos años. El sábado 11 de junio de 1808 el mariscal Moncey al frente de ocho mil franceses con los que había salido de Madrid para ayudar a sofocar la sublevación de Valencia llegaba a Cuenca. Durante su estancia en la ciudad tuvo como hospedaje la casa del conde de Cervera, frente a la fuente del Escardillo. Hubo un incidente con el obispo D. Ramón Falcón y Sacedo, que según refiere Muñoz y Soliva, obedecía a que una vez llegado Moncey al Puente de San Antón, hizo alto mientras emisarios suyos entraban en Cuenca en busca de alojamiento, dirigiéndose al citado conde, máxima autoridad en la plaza que prestó su casa sin ser aceptada por no parecerle suficiente amplia y por ello hubo que ir al Palacio Episcopal a pedir habitación al Sr. Obispo quien ofreció la sala de San Julián y las adyacentes. El emisario no las consideró dignas de un Mariscal del Imperio, enfadando a Su Ilustrísima que le contestó: “que si no le servía el Palacio se fuera a una posada”, saliendo los emisarios profiriendo amenazas. Informado Moncey de la entrevista ordenó bombardear Cuenca, hizo emplazar las baterías en las eras de la Cruz del Bordallo, no llevando a cabo su propósito por la presencia del conde de Cervera que apaciguó al Mariscal ofreciéndole su casa entera junto con todas las casas de los vecinos de Cuenca e incluso el Palacio Episcopal. El Sr. Obispo le ofreció respeto y excusas, pidiendo toda clase de seguridad para la población. El día 17 de julio levantó el campamento para continuar su viaje a Valencia.


En esta ocasión no hicieron mal pero no pasaron muchos días cuando nuevas tropas llegaron al mando del General Caulaincourt  que se entregaron a toda clase de excesos con saqueo general de la población, apoderándose de las alhajas y objetos de oro y plata de la Catedral que no se pudieron ocultar y destrozaron la custodia de los Becerril, otro día os narraré los hechos que acaecieron en la Catedral y de las cartas intervenidas al espía Joseph Garrote dirigidas a estos Generales en el lugar de “Las Zomas”, jurisdicción de Cuenca.

Los saqueos y atropellos de los franceses a nuestra ciudad se cuentan en nueve episodios. Un gran número de sus habitantes se refugiaron en las localidades próximas a la ciudad.

Cuenca, 22 de noviembre de 2014

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

1 comentario:

  1. Una entrega más de Jose Mª Rodriguez sobre la historia de nuestra ciudad y con el anuncio de continuar con ello. Gracias por ello.

    ResponderEliminar