lunes, 20 de abril de 2015

Facebook y Twitter púlpitos de actualidad


De un púlpito histórico a un atril virtual

Estamos en tiempo de elecciones y los medios de trasmisión de ideas han cambiado mucho desde los tiempos del gótico.

Al igual que en aquellos tiempos donde la parte eclesiástica llenaba la vida del ciudadano y se predicaba la palabra desde los púlpitos, hoy en día es  esencial que el político posea un relato creíble y saberlo contar.

Al político actual se le debe percibir como alguien de iguales características que el hombre de la calle, divertido, que le guste los deportes y sea socialmente intachable…

Hoy en día los medios de comunicación social como Facebook, Twitter están siendo empleados para llegar más  directamente al votante sin tener en cuenta algunos consejos imprescindibles para utilizar estos medios con éxito. No basta con sólo crear un perfil del candidato, es necesario saber gestionar con éxito estos medios y nunca vienen mal unos consejos.

La trasparencia es importante. Si un político no puede llevar sólo el perfil creado es conveniente reconocerlo afirmando que su equipo se encarga de contestar los tuits. 

Es evidente que un político en tiempo electoral no puede estar continuamente resolviendo problemas personales por Facebook o Twitter, pero siempre es conveniente en algún momento interactuar con los tuiteros o estar presente en el escenario de conexión para indicar las contestaciones al equipo que actúa. Es importantísimo agradecer un comentario hecho, contestar una duda, eso el ciudadano lo agradece y en la mayoría de las veces es exitoso.

En ocasiones cuando se encuentran con conexiones multitudinarias se intenta dar consignas que responden a estrategias cerradas de agitación y propaganda, siendo víctimas de ellas los mismos propagandistas, por ello es importante el huir del efecto boomerang porque al final quienes las propagan son víctimas de sus propia manipulación.

Vemos como en la TV se repiten, hasta la sazón, eslóganes y criticas al rival, este hecho es engordar contenidos con escaso interés y valor que llevan a quien los oye a distanciarse de tal candidato. Cuando uno es un personaje público debe evitar los llamados “calentones”, se debe pensar mucho lo que  va a escribir en los tuits ya que pueden tener una repercusión mediática importante.

La vida privada de los candidatos puede dar resultado en estos medios, si no se abusa de ello. El subir una foto familiar, comentarios de gustos o aficiones en tiempo de ocio, hacen ver que el candidato es de carne y hueso como el ciudadano de a pie. Nunca se deberá utilizar el Facebook o el Twitter para ligar o conversar de temas privados en secreto, todo al final se sabe.

Cuando se utilizan estos medios se ha de tener sentido de humor, hay que saber encajar las bromas, de lo contrario se está perdido. Hay que diferenciar  entre lo que es denunciable y otra saber encajar una mala crítica.

20 de abril de 2015

José María Rodríguez González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada