martes, 3 de enero de 2017

La magia de la Noche de Reyes

Esa noche es la más mágica del año, todos esperamos que alguien cercano a nosotros se acuerde de dejarnos un regalo


Día cinco de enero, las calles se llenan de gente a la espera de las cabalgatas con los reyes de la ilusión.
Adoración de los Magos
Catedral de Cuenca
Capilla de la Virgen del Sagrario
Obra de Andrés de Vargas (1613-73)

Desde tiempos inmemoriales en Oriente la noche del cinco al seis de enero se recordaba el nacimiento del dios Aión, aquellas gentes creían que su dios se manifestaba especialmente al renacer el Sol, en el solsticio de invierno que coincidía con el seis de enero.

Con la llegada del cristianismo esta fiesta fue sustituida por la Epifanía, celebrándose el mismo día la manifestación de Jesús como Hijo de Dios a los sabios, procedente de Oriente. Esta tradición pasó a Occidente a mediados del siglo IV. 

La historia de los Reyes Magos podemos encontrarla en el Evangelio de San Mateo (Mt. 2, 1-12).
La tradición de realizar una cabalgata procede de Italia y concretamente de Florencia. En el siglo XV existía en Florencia una congregación llamada Compagnia dei Magi que era la más antigua de la ciudad y contaba con la protección de los Médici, esta familia tenía una gran devoción a los Reyes Magos, hecho que se atestigua al tener una capilla en su palacio dedicada a los Reyes Magos “Dei Magi”, donde se podía apreciar frescos de Benozzo Gozzoli como la Adoración de los Magos de Fray Angélico. La compañía anteriormente cita y que gozaba de la protección de los Médici. Cada tres años imitaban el viaje de los Reyes Magos por las calles de Florencia, representación que se hacía con gran suntuosidad en la ciudad y que se esperaba con gran interés. Esta representación fue imitada a lo largo de los tiempos por otras ciudades, generalizándose.

Según la tradición los Magos llamados Gaspar, Melchor y Baltase, representaban a Europa, Asia y África, llegando a Belén montados en un caballo, en un camello y en un elefante trayendo consigo: oro, incienso y mirra.
Capilla de la Virgen del Sagrario
Catedral de Cuenca. Obra de Andrés de Vargas

La representación en el arte ha sido muy numerosa, no hay un solo retablo del siglo XVIII en la Catedral de Cuenca que no cuente con ello. Como estudioso de la iconografía os explicaré: que los magos representaban a todos aquellos que buscan la luz de Dios. La estrella anunció la venida de Jesús a todos los pueblos. Los tres regalos simbolizan: el oro se les daba a los reyes, Jesús ha venido a este mundo como rey; el incienso se le da a Dios, ya que Jesús es el hijo de Dios hecho hombre y la mirra se untaba a los hombres escogidos.

La tradición de los regalos en el día de Reyes es algo universal, pero es una tradición especial que se celebra en España y Portugal.

La fiesta posee su particular ceremonial, comenzando por la escritura de la carta a los reyes. Tras la tradicional cabalgata, dejando los zapatos y la correspondiente comida para los camellos o caballos, junto a un pequeño refrigerio para los Reyes, uno se va temprano a dormir. Esa noche es la más mágica del año, todos esperamos que alguien cercano a nosotros se acuerde de dejarnos un regalo que por pequeño que sea representa al cariño y a amistad de los tuyos contigo.

Feliz noche de Reyes. Un gran abrazo a todos.

José María Rodríguez González


  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada