domingo, 13 de abril de 2014

Objetos venerados de la Pasión de Cristo.


TRAS LAS HUELLAS DE LA PASIÓN

El actual destino de las reliquias de la Pasión de Cristo

Las miradas del pueblo creyente se vuelven estos días apasionadamente a todo cuanto se relaciona con el Drama del Calvario. El pueblo ve horas de fervor y de meditación. El ánimo se hunde piadosamente en el recuerdo de la Tragedia y vibra ante todo lo que en estas horas va unido a la Sagrada Pasión. Los divinos Oficios, los cortejos procesionales, las procesiones sagradas, la música y las lecturas religiosas.
Calvario. Capilla Caballeros. Catedral de Cuenca

Dentro del gran tema de la Pasión de Cristo, hay un aspecto que atrae tradicionalmente con vigorosa fuerza: el destino actual de las reliquias del Señor. El Cáliz y la Cruz, los clavos y las vestiduras… Todo ello se guarda amorosamente en distintos sitios de Europa. Sobre la autenticidad de estas reliquias se han hecho y se hacen estudios a fondo muchas de ellas son, efectivamente las que el Señor  llevó en su Vía Dolorosa. En otras la falta de una documentación histórica terminante, la tradición es la que apoya su autenticidad. En uno y otro caso, las masas devotas se inclinan fervientemente ante estos sagrados objetos que el alma contempla unidos a las horas finales del Redentor.

En mis trabajos de investigación y en mis viajes por Italia me topé con este apasionante tema. Les describiré mi primera sorpresa: Una de nuestras visitas se centró en la “Scala Santa”, es una escalera de mármol de 28 peldaños ubicada en un edificio mandado construir por Sixto V entre los años 1586-1589 como acceso al Sancta Sanctorum que contiene la imagen de “Santissimi Salvatore Acheiroieton”, frente a la Basílica de San Juan de Letrán en Roma. 
"Scala Santa" 2008 Foto: José  María Rodríguez González
Esta escalera perteneciente al palacio de Poncio Pilato de Jerusalén, fue llevado a Roma  en el año 326 por  orden de la madre del emperador Constantino. Se trata de la escalera que subió el Viernes Santo Jesús para ser juzgado. Pues bien, es costumbre subir los veintiocho escalones de rodillas, cosa que como muchos de mis alumnos subí escalón por escalón rezando un padrenuestro en cada uno de ellos.

En la Basílica de San Juan de Letrán de Roma, se venera la Mesa de la Cena y uno de los lienzos con que fue cubierto el divino cuerpo en la Cruz. También en otro templo romano, el de San Marcos, se conserva otro de estos lienzos y el velo que la sangre del costado de Jesús empapó. En la iglesia de Santa Praxides está la columna en que sufrió el suplicio de la Flagelación.

La lanza con que fue herido el Señor se conserva en el Vaticano. Según afirmó el Papa Benedicto XIV, desde el tiempo de San Luis la punta se conserva en la Santa Capilla de Paris. Igualmente dos de los tres clavos utilizados para la Crucifixión se veneran en el Vaticano. La escalera del Descendimiento esta en Roma.

La clámide o capa que llevaba Jesús se conserva parte en la iglesia de San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Francisco à Ripa, en Roma. El lienzo con que vendaron los ojos del Señor se venera una parte en la iglesia de San Francisco de Ripa en Roma.

El Santo Sudario que envolvió el cuerpo de Jesús en el enterramiento, también conocido por la Síndone o Sábana Santa, se encuentra ubicado en la Capilla Real de la Catedral de San Juan Bautista de Turín (Italia)

Las espinas de la corona del Señor se hallan dispersas por distintos templos europeos.  En Roma las espinas que reciben veneración están distribuidas por las iglesias de San Marcos y Santa Praxénedes que poseen tres; en el Vaticano hay dos; en San Juan de Letrán otras tres. En España el Escorial se veneran once; en el santuario de Montserrat se custodian dos.


La Verónica - El Greco
En la Catedral de Génova se guardan dos de las monedas que recibió Judas por la venta del Señor y un plato de la Sagrada Cena. 

Con relación a la Santa Faz, es decir las imágenes que quedaron impresas en el velo de la Verónica, según la tradición fueron tres, pero son muchas más las que se veneran; las autenticas están depositadas: una en la basílica de San Pedro en Roma, en España en la Catedral de Jaén; en Venecia en la Catedral de San Marcos. Las demás son facsímiles del original, dos de ellas en Alicante (España). Durante el siglo XX, sólo el jesuita e historiador José Wilpert pudo estudiar uno de los lienzos sin protección. Dijo sobre el lienzo: “Una pieza cuadrada de un material de color claro, desteñido por la edad, que lleva dos tenues manchas de óxido marrón conectadas la uno a la otra”.


Santo Cáliz. Catedral de Valencia
Con relación al Cáliz, Grial o Santo Grial, la copa que se usó en la última cena, se venera en España en la Catedral de Valencia. Es de piedra de ágata de siete centímetros de altura y nueve y medio de diámetro y un pie con asas, añadido posteriormente en los siglos X y XIV. San Pedro lo llevó a Roma poco después de la Asunción de la Virgen. San Lorenzo lo envío a España, en tiempo de Sixto III, durante la invasión árabe fue escondido en las estribaciones de los Pirineos donde después se construyó el monasterio de San Juan de la Peña. Alfonso V donó la reliquia a la Catedral de Valencia donde viene recibiendo culto tradicional. Nuevamente fue escondido durante la Guerra Civil española.

Sobre el Santo Grial hay controversia ya que las primeras noticias sobre él no aparecen hasta el siglo XIII, pasando por Zaragoza, Barcelona y recalando por fin en Valencia en el siglo XV. La catedral de Cuenca posee un vínculo tradicional sobre el Santo Grial del que Don Rodrigo de Luz Lamarca habla en su libro “El misterio de la Catedral de Cuenca”. Otra de las curiosidades es que el nombre de la puerta de la fachada Sur de la Catedral conquense es conocida con el nombre: “Puerta de San Lorenzo”, diácono de Roma, nacido en Huesca (España), a quien se le encomendó la custodia de las Santas Reliquias por el Papa Sixto III ¿puede haber algún nexo de unión?

He dejado para el último tramo de este artículo la reliquia de la Cruz porque está vinculado, de una manera indirecta en mi último trabajo de investigación que daré a conocer en el mes de octubre de este año. Nuestra catedral posee una capilla con el nombre de Santa Elena. ¿Quién fue Santa Elena? La madre del emperador Constantino I, a ella le debemos gran parte de las reliquias  de la Pasión que han llegado hasta nosotros.
Santa Elena. Retablo capilla Santa Elena. Catedral de Cuenca

Santa Elena, al descubrir la Cruz en que murió Jesús y otras reliquias, las repartió por templos distintos. El sagrado madero quedó en Roma, más algunos trozos de él fueron llevados a otros lugares. Actualmente  aparte de los fragmentos que se conservan en la Basílica de San Pedro, hay trozos de la Cruz en Bolonia y en el templo de la Santa Cruz de Jerusalén.

En España se conserva un trozo de la Cruz, perteneciente al parecer, al brazo izquierdo, en el monasterio de Santo Toribio de Liébana, en la provincia de Santander. Fue traído desde Jerusalén por aquella Santa. Mide 63 cm. El camarín y relicario del “Lignum Crucis” fue destrozado en la Guerra Civil. La reliquia había sido previamente retirada y escondida por el sacerdote que regentaba el viejo monasterio, enterrándola bajo un árbol.  Tras la Guerra Civil fue desenterrada por un familiar del sacerdote y ésta fue llevada de nuevo, al monasterio. Es el mayor de los trozos conservados de la Cruz en que agonizó y murió Jesucristo.

Después de este recorrido, es asombroso como hasta el más simple objeto relacionado con los últimos momentos de Cristo, causan sensación y profundo respeto en el alma del devoto, sintiendo una intensa atracción inherente de contemplación hacia cualquiera de ellas, otorgando por el simple hecho de su contemplación, la Paz  Espiritual  en el alma del creyente.

José María Rodríguez González
Profesor e investigador histórico
12 de abril de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada