viernes, 10 de octubre de 2014

LA VIRGEN DEL PILAR Y LA DEVOCIÓN CONQUENSE

La devoción mariana en Cuenca rezuma por sus hoces

Una de las cosas que me decía mi abuelo Sabino sobre la catedral, fue que sus piedras fueron colocadas para conformar el soberbio y maravilloso templo catedralicio, sirviendo de relicario de Santa María Virgen y sirviera de aposento a la imagen que veneraba y rezaba el vencedor de las Navas y conquistador de Cuenca, La Virgen de las Batallas, hoy la Virgen del Sagrario.

Los primeros aromas que aspiró el pueblo de Cuenca reconquistado fueron aromas de Rosa de los campos y del Lirio de los valles y a Ella, a la Virgen, se dedicaba el primer templo gótico de España que es nuestra Catedral. Corría la segunda mitad del siglo XIV y la sinagoga del barrio de la Judería (Calle de Zapaterías y Mangana) se convertía en Santa María la Nueva. Cuenca guarda una honda devoción mariana y a los hechos me remito: la Virgen de las Angustias y la Virgen de la Luz  ¿Cómo no habría de existir una devoción a la Pilarica que es el pilar básico de nuestra piedad mariana?

Virgen del Pilar . Catedral de Cuenca
No sé si habrán caído en la cuenta que nuestra Catedral alberga una capilla dedicada a la Virgen del Pilar. Está situada en la nave sur y es la primera capilla que nos encontramos. Fundada en 1769 por el Canónigo Diego Lujando. Es obra del arquitecto Martín de Aldehuela, que en 1770 terminó su trabajo. Está concebida como un pequeño templo disponiendo de crucero con linterna y presbiterio. Sobre las paredes hay seis relieves de estuco que representan a San Julián y la Virgen, aparición de la Virgen a Santiago, la Virgen con niño, el milagro de Calanda y la imposición de la casulla a San Ildefonso. En la bóveda de la linterna, pintado al fresco, la coronación de la Virgen. El altar es de madera policromada presidido por la Virgen del Pilar y a los lados dos tallas policromadas, un Niño Jesús y San Juan Bautista Niño de finales del Siglo XVII firmadas por el napolitano Nicola Fumo (1*).

Sepultura de Doña Luna
Por la tierras conquenses pasaron y yace en la Catedral Doña Teresa de Luna, aragonesa y madre del invicto y general Cardenal D. Gil Carrillo de Albornoz, figura prócer conquense. Quiero traerles aquí lo que cierto día escudriñando en los archivos catedralicios encontré cierta información que acredita los principios de la devoción de nuestra ciudad a la Virgen del Pilar: “Año 1401 el 22 de junio, miércoles. Este día di al pintor por pintar la imagen de Santa María del Pilar de la Claustra 50 maravedíes”. “Jueves, se comprar una cuerda para la lámpara de la Virgen del Pilar”.  Esto acredita que en los albores del siglo XV ya existía la devoción a la Virgen del Pilar tomando asiento en nuestra Catedral.

No quiero cerrar éste artículo sin mencionar que hoy, día de la Hispanidad, celebra la Iglesia Católica la Fiesta de la primera devoción mariana que existió en el mundo. Hoy fiesta de la Virgen del Pilar, bajo su manto nos ponemos afirmando nuestra fe católica celebrando el descubrimiento de América y llevando allí nuestra religión y nuestra lengua, que según afirmaba Carlos V es la lengua hecha para hablar con Dios. Sintámonos orgullosos de hablarla.

Cuenca, 8 de septiembre de 2014

José María Rodríguez González. Profesor e Investigador Histórico.

(1*) Nicolò o Nicola Fumo (1647-1725) fue un arquitecto y escultor barroco italiano que fue considerado uno de los más destacados exponentes de la estatuaria napolitana en madera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada