martes, 23 de junio de 2015

La tradiconal fiesta de San Juan Bautista en Cuenca


La festividad de San Juan Bautista en Cuenca

Nos remontamos a los primeros tiempos de nuestra ciudad, cuando Cuenca estaba rodeada de una serie de humildes ermitas, entre ellas la de San Juan, situada en un lugar frondoso y ameno de la Hoz del Júcar, tal día como hoy, se honraba al Santo en su capilla de San Juan de la Rivera.
San Juan Bautista de Marco Pérez
Este día se celebraba con gran solemnidad la festividad, al amanecer se decía la misa en la ermita y al terminar, los asistentes se repartían por los pintorescos lugares de las orillas del Júcar para desayunar a la sombra de guindales, mientras  la música de acordeón animaba y divertía a los presentes.  Por la Tarde se cambiaban de lugar y era la hoz del Huécar, donde se repartían en familia los devotos y hermanos del Santo. Los lugares elegidos solían ser el Hocinillo y el paraje de Mirabueno, a la falda del Cerro del Socorro. Allí era costumbre preparar para comer, entre las brasas, el cordero de San Juan, compartiendo la comida entre todos los asistentes.
Con los tiempos las costumbres cambian, la ermita desapareció con la entrada de los francés en Cuenca, por el año 1808. La Misa de alba dejó de celebrarse y la fiesta campera se transforma en tertulia de café si llega.

Hoy por hoy lo único que nos queda y que podemos estar orgullosos, es tener una talla de San Juan Bautista de Marco Pérez, que sustituyó a la de Don Lucas Salvador del siglo XVIII, que fue destruida en la guerra civil.

Cuenca, 24 de junio de 2015

José María Rodríguez González, profesor e investigador histórico

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada