martes, 28 de febrero de 2017

De “cerdina” a “sardina”.

 El entierro de la sardina

Una breve pincelada para explicar el entierro de la sardina. Es un poco alocado enterrar una sardina antes de la Santa Cuaresma y todo tiene sentido si se escudriña  en el pasado, en esos cambios de sílabas y letras que al paso del tiempo los términos cambias y el sentido también.

Dice la historia que en los carnavales que se celebraban, hace unos trescientos años, un día antes del inicio del Miércoles de Ceniza, es decir un día como hoy, la gente se alejaba de sus hogares para hacer una comida campestre, como solemos hacer nosotros el día de Jueves Lardero. Ese día último de Carnaval se escenificaba el entierro de la “cerdina”, es decir se enterraba un lechón o cerdo pequeño simbolizando el inicio del ayuno y la abstinencia.

Hay que recordar que el carnaval fue prohibido después de la Guerra de Independencia, al instaurarse el absolutismo de Fernando VII en 1814. Se restablece el Consejo de Castilla, se destituye a los alcaldes, se restablece las capitanías generales, regresa la Compañía de Jesús y se reaviva la Inquisición. Como nota de color diré, para recuerdo de los que nos tocó hacer la mili, que fue este momento cuando se establece el servicio militar obligatorio al constituirse el primer Código penal moderno.

Es en el siglo XX, allá por el año 1920 se retoma el Carnaval en Cádiz, con las chirigotas y comparsas que se mantienen hasta hoy. En el franquismo, de 1937 a 1947 también fue prohibido, pero no por ello dejó de celebraras en algunos lugares de España. Debe ser en este período cuando se produce el cambio de términos, el de “Cerdina” por “Sardina”. Así por confusión lingüística se ha convertido en un día especial en los carnavales.

Feliz día del entierro de la sardina.

Cuenca, 28 de febrero de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada