lunes, 24 de julio de 2017

La abuela Santa Ana. Historia de su festividad.

 El 26 de julio se celebra su festividad.

Los abuelos son esas personas entrañables que dan todo por sus nietos, aquellos que hemos tenido la suerte de disfrutarlos sabemos muy bien lo fácil que nos ha hecho muestra existencia durante los años que hemos podido tenerlo y disfrutarlos.
Altar de Santa Ana
Catedral de Cuenca
Hoy hablamos de la abuela de Jesús de Nazaret, la madre de María. Son muchos los lugares en donde la vemos representada en la Catedral conquense, como es el Altar Mayor y en varias capillas de la Girola está representada pasajes de su vida. Existe un retablo, junto a la capilla del Obispo,  dedicada a Santa Ana. El retablo procede de la ermita de Santa Ana, trasladado aquí en el siglo XVIII al hundirse la ermita. Esta tiene su origen en la epidemia de peste bubónica que asoló Cuenca en el año 1285. Los habitantes de Cuenca acudieron a su mediación para que los afectados sanaran. El actual retablo y la pintura en lienzo sobre tabla, está fechada por el año 1400 y es de estilo gótico.

Si reconstruimos el árbol genealógico podemos observar que Matán y Emerenciana fueron los padres de Ana, nombre conocido en hebreo y árabe como Hannah, eran descendientes del rey David y de Leví. Matán, padre a Ana, era natural de Belén y se dedicaba al pastoreo de ovejas. Ana nació de su segundo matrimonio, pues Joaquín caso en primeras nuncias con Estha que murió tras haber dado a luz a Santiago y Matán se casó de segundas nuncias con Emerenciana que fue la madre de Ana, ambos pasaron más de veinte años sin descendencia.

Del culto a Santa Ana se tiene conocimiento hasta el siglo IV ya que Justiniano I construyó una iglesia dedicada a la advocación de Santa Ana en Constantinopla sobre el año 710. En Occidente no llegó hasta finales del siglo XIII. La primera representación de la imagen de Santa Ana se halló en la Iglesia de Santa María en Roma, es una pintura del siglo VIII con una gran influencia bizantina. Su celebración data de 1378 que Urbano VI la introdujo en Inglaterra y a partir de entonces se extendió por todo Occidente pasando a la Iglesia Universal sobre el año 1584.

Todo lo que se conoce sobre Santa Ana procede del Protoevangelio de Santiago, estos evangelios apócrifos se conocen gracias al descubrimiento de varios manuscritos en la biblioteca gnóstica de Nag-Hammadi, en el Alto Egipto, actualmente es posible conocer algo más de estos evangelios gracias a este hallazgo que tuvo lugar en el año de 1945 y que por los acares de la vida llegaron a mis manos una copia de las muchas que se publicaron en varios idiomas.

Les voy a trascribir los capítulos IV y V del Protoevangelio de Santiago que habla sobre la figura de Santa Ana:
IV (1.) “Y he aquí que un ángel del Señor apareció ante ella y le dijo: “Ana, Ana, el Señor ha escuchado y atendido tu súplica. Concebirás y darás a luz y se hablará de tu descendencia en toda la tierra”. Y Ana dijo “(Tan cierto como) el Señor mi dios está vivo, si traigo un hijo al mundo, sea varón o sea hembra, lo llevaré como ofrenda al Señor, mi Dios, y permanecerá a su servicio todos los días de su vida”.

(2.) Y he aquí que llegaron a ella dos mensajeros y le dijeron: “Joaquín, tu marido, viene a ti con sus rebaños. Porque un ángel del Señor ha descendido hasta él, diciéndole: “Joaquín, Joaquín, el Señor Dios ha escuchado tu plegaria. Vete de aquí, porque tu mujer, Ana, concebirá en su seno”.
(3.) Y Joaquín partió y llamó a sus pastores, diciéndoles: “Traed aquí tres corderos sin mácula y serán para el Señor, mi Dios; y doce terneros cavados, y serán para los sacerdotes y para el Consejo de Ancianos; y cien cabritos, y serán para todo el pueblo”.

(4.) Y he aquí que Joaquín llegó con sus rebaños, y Ana, que le esperaba a la puerta de su casa, le vio venir y corriendo hacia él, le echó los brazos al cuello, diciéndole: “Ahora sé que el Señor, mi Dios, me ha colmado de bendiciones, porque era viuda y ya no lo soy, estaba sin hijos y voy a concebir uno en mi seño”. Y Joaquín descansó aquel día en su casa.

V (1.) Al día siguiente presentó sus ofrendas, diciendo para sí mismo: “Si el Señor mi Dios me es propicio, me concederá que vea la Lámina (de oro) del (Sumo) Sacerdote. Y una vez que hubo presentado sus ofrendas, fijó su mirada en la lámina (de oro) del (Sumo) Sacerdote, cuando éste ascendía al altar, y no notó mancha alguna en sí mismo. Y Joaquín dijo: “Ahora sé que el Señor me es propicio y que me ha perdonado todos mis pecados”. Y descendió justamente al templo del Señor y regresó a su hogar.

(2.) Y los meses de Ana se cumplieron, y al noveno dio a luz. Y ella preguntó a la comadrona: “¿Qué he parido?”. Y la comadrona respondió: “una niña”. Y Ana repuso: “Mi alma se ha glorificado en este día”. Y acostó a la niña en su lado. Y, transcurridos los días legales, Ana se lavó, dio el pecho a la niña y le dio el nombre de María.

Así es como relata los hechos el  Protoevangelio de Santiago. Como estudioso de la iconografía diré que Ana puede reconocerse por la larga túnica, generalmente de color rojo y un manto que le cubre la cabeza, a menudo sostiene un libro. Otra manera de representarla es en compañía de una niña pequeña que representa  a María quien sostiene, a veces al Niño Jesús en brazos, esta representación asemejan a la Santísima Trinidad. Otros temas de representación iconográfico el encuentro de la Puerta de Oro de Jerusalén que se abrazan San Joaquín y Santa Ana, así mismo la anunciación del ángel por separado a San Joaquín  a Santa Ana, el nacimiento de la Virgen, el Matrimonio de la Virgen son parte del ritual artístico que poseemos en diferentes capillas de nuestra catedral como el retablo de la capilla del Pozo, en la capilla del Socorro y en la capilla de la Asunción vuelven a repetirse las escenas.
Santa Ana es la patrona de las mujeres trabajadoras, de los mineros que comparar a Cristo con el oro y con la plata de María.

Felicidades a las Ana en su festividad.

Cuenca, 26 de julio de 2017


José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario