miércoles, 26 de agosto de 2015

Wenceslao Sangüesa 115 años de su pontificado


En su pontificado se construyó el nuevo puente de San Pablo, se declaró Monumento Nacional la Catedral y se puso la primera piedra de su reconstrucción.

Según  la relación de los Obispos que han regido la Diócesis de Cuenca, D. Wenceslao Sangüesa y Guía, el día 30 de agosto de 1900 se hizo cargo de la diócesis de Cuenca, ocupando el número LXVII en la relación desde la fundación de la diócesis en tiempos de Rey Alfonso VIII.
Wenceslao Sangüesa y Guía

EL 19 de abril de 1900, previa la presentación a la Santa Sede por el Gobierno de su Majestad, que conocía perfectamente los méritos y grandes dotes del Sr. Sangüesa, fue preconizado por el Papa León XIII Obispo de esta diócesis de la que tomó posesión  el 26 de agosto del mismo año, haciendo su entrada en Cuenca el día 30 de agosto  recibiéndosele con gran entusiasmo.

Desde los primeros momentos se supo granjear las simpatías, el respeto, la veneración  y cariño de sus diocesanos con su bondad extraordinaria que cautivaba a cuantos a él se acercaban y su trato llano de padre.

El Ayuntamiento de Cuenca lo declaró Hijo Adoptivo de la ciudad. El 13 de octubre de 1903, se le concedió la Gran Placa de Honor y Mérito de la Asamblea Suprema de la Cruz Roja Española y el 22 de Marzo de 1907 fue nombrado por el Gobernador Caballero de la Cruz de la Real y distinguida Orden de Isabel la Católica. En la legislatura de 1900 representó en el Senado a la provincia eclesiástica de Toledo.

Nació el año 1840 en Madrid, cursó estudios en la Universidad Central, sobresalió en el estudio de la Sagrada Teología, Derecho Civil  y Canónico, recibiendo el premio extraordinario de grado de Doctor con una calificación de sobresaliente.

Se ordenó Presbítero el 24 de septiembre de 1864, fue nombrado Rector de la parroquia del Real Sitio de San Lorenzo del Escorial, cargo que desempeñó con gran celo durante varios años.

En 1882 fue favorecido por el Gobierno de su Majestad fue trasladado a la Catedral Primada de Toledo donde debido a sus exquisitas dotes, desempeñó cargos tan importantes como los de Gobernador Eclesiástico, Comisario General de la Santa Cruz. En 1890 ascendió a la Dignidad de Tesorero y en 1897 fue nombrado Deán de la misma Santa  Iglesia Primada.
Catedral de Cuenca. Neogótico. Fachada siglo XX

El 19 de abril de 1900 el Papa León XIII le nombra obispo de la diócesis de Cuenca. Dos años después de haberse hecho cargo de la diócesis, el 13 de abril de 1902, a las diez y media de la mañana se vio a bajo la torre del Giraldo de la Catedral. Gracias a sus influencias con la Casa Real consigue que el Gobierno de España declare Monumento Nacional a la Catedral de Cuenca, por la Real Orden del 23 de agosto de 1902. Para ello mandó realizar un informe de la Catedral a la Academia de Historia de Bellas Artes de San Fernando. Uno de los redactores del informe fue el Ilustre Sr. D. Leopoldo Pedreira Taibo, Catedrático de Historia del Instituto Nacional de Segunda Enseñanza de Cuenca. El 9 de abril de 1909, el Ministro de Instrucción Pública aprobaba el proyecto de obras de restauración de la Catedral con un presupuesto de 858.976,28 pesetas.

Otra de las obras que resolvió fue el malogrado Puente de San Pablo que en 1895 se desplomó un segundo arco, aconsejándose su demolición total. En 1902 se optó  el Ayuntamiento por dinamitarlo.
Vista la necesidad del puente el Obispado estaba dispuesto a correr con la mitad de los gastos de reconstrucción si el Ayuntamiento se hacía cargo de la potra parte del costo. Desoyendo la propuesta fue el mismo Obispado con el Seminario de San Julián, en el año 1903, afrontaron la reconstrucción del puente como así lo atestigua los dos medallones dispuestos en el centro del puente donde se puede leer: "D.D. Wenceslaus San güesa E.T. Guía del S.S. apostolicae gratia" y en el otro extremo: "Sigillum seminari conciliaris conchensis".

Medallón conmemorativo en el Puente de San Pablo
El 11 de febrero de 1922, tras una penosa enfermedad, fallecía el Excmo. Sr. Wenceslao Sangüesa y Guía. El cuerpo inanimado del difunto revestido de los ornamentos pontificales, fue expuesto al público durante todo el día y noche del jueves, siendo visitado y venerado por una muoltitud de personas. A su entierro, el viernes asistió toda la clase social y política. Su cadáver fue enterrado en la Capilla de la Virgen del Pilar, cumpliéndose así la voluntad del Prelado.

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

Cuenca, 26 de agosto de 2015

 5


1 comentario:

  1. Como todo lo que publicas es muyinteresante. Gracias una vez más.

    ResponderEliminar