sábado, 12 de agosto de 2017

La fiesta de todos los pueblos. La Virgen de Agosto

La Asunción de la Virgen María. 15 de agosto

No hay aldea, pueblo o ciudad que no celebre esta festividad. El día 15 de agosto es el día de la Madre de Dios. Aún todo ello, el dogma fue proclamado en el siglo XX, concretamente el año 1 de noviembre de 1950, siendo Papa Pío XII.
Asunción de María
Capilla del Deán Barreda

La proclamación del dogma se hizo en la Constitución Munificentisimus Deus, y dice así: “Después de elevar a Dios muchas y reiteradas preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad, para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la Virgen María su peculiar benevolencia; para honor de su hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de la misma augusta Madre y para gozo y alegría de toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos y definimos ser dogma divinamente revelado por la Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María, terminado el curos de su terrenal, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria del cielo”.

Al profundizar en el conocimiento sobre este hecho he comprobado que el “Transitus Mariae” es un apócrifo que relata la muerte y la asunción de la Virgen María. De él se conocen una recensión griega y dos latinas; el más antiguo parece ser el texto griego, que se remonta al siglo IV o V. Como sucede con los evangelios de la infancia, la duración del primer conocido no debe hacer olvidar el hecho de que se trata sin duda de una tradición bastante anterior.

Estas primeras versiones han dado lugar a numerosas reelaboraciones, de la que la más célebre y más interesante es el Libro del Tránsito de la Santísima, Virgen, Madre de Dios, y que fue más tarde atribuido a Melitón, Obispo de Sardes, en Lidia, a finales del siglo II.

El relato de la muerte de María se desarrolla bajo el signo de los milagros. Es, primeramente, el anuncio de María de su próxima muerte, por un ángel que le entrega una rama de palmera. Después, la venida de los apóstoles, que son transportados milagrosamente desde su lugar de predicación a la casa de María. Al cabo de tres días, la Virgen muere, y sus funerales tienen lugar en medio de prodigios, entre los que el mismo Jesús se aparece. Finalmente, ocurre la subida del cuerpo de María al cielo.

Motivo de la reja de la Capilla del Deán Barreda
Rejero: Hernando de Arenas
La influencia de este relato ha sido considerada en las iglesias cristianas de Oriente y Occidente. En los Evangelios canónicos nada se dice a efectos a propósito de la muerte de María. Todas las tradiciones populares que se refieren a ella, con todos los detalles ya sea en el arte –y los artistas de la Edad Media no se privaron de representar este episodio legendario-, ya sea en los cultos litúrgicos (la fiesta del 15 de agosto), no tienen otra fuente escrita que los apócrifos. Por otra parte, como anteriormente he mencionado, la Asunción de la Virgen fue elevada al rango de dogma el 1 de noviembre de 1959 por el Papa Pío XII.

Son varias las capillas que hay dedicadas a la Asunción de María en la Catedral conquense. Entre ellas la del Deán Barreda, que fue fundada en el siglo XVI, con un precioso retablo plateresco en el que se halla representadas en tabla escenas diversas de la vida de la Santísima Virgen. La tabla central nos representa la figura de María en el momento de su Asunción a los cielos.

Otra capilla que fue dedicada en su primera época a la Asunción en la de San Roque o de los “Pozos”. Esta dedicada a la advocación de la Asunción de la Virgen. Es llamada de los Pozos por su fundador, Juan del Pozo, Más tarde se retiró la tabla central de la Asunción y fue sustituida por la imagen de San Roque, cuya imagen preside el altar.

Cuenca, 15 de agosto de 2017

José María Rodríguez González. Profesor e investigador histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario