viernes, 30 de mayo de 2014

La milagrosa imagen de la Virgen de la Luz de Cuenca


Dos milagros realizados por la Virgen de la Luz de Cuenca

Al alborear el mes de junio Cuenca celebra la festividad de la Virgen de la Luz. La devoción mariana se extendió por toda España desde antes del Medievo, prendiendo a las gentes sencillas. María la gran intercesora, va recibiendo en su trono los anhelos de cuantos han necesitado su intervención divina. Cuenca, como ciudad privilegiada, vió su mediación desde los comienzos como ciudad cristiana.

Virgen de la Luz de Cuenca
Entre sus gentes y poetas inicia el origen la Virgen de la Luz del Puente, “La Morenita”, la que muestra el encanto de las imágenes primitivas, destinadas a soterramientos por obra de la algara. La que en los fragorosos días del batallador Alfonso que en las Navas quebrantaría aherrojamientos por obra de sus hierros, le mostrara el camino para sortear el elevado puente, candil en mano para iluminar a los que acudían a cabezos conquenses  a realizar el ideal de San Agustín: “Arranquemos a los gentiles los vasos sagrados y piedras preciosas que no les pertenece para adornar los templos de nuestro Dios y Señor”.

No sólo la ciudad de Cuenca obtuvo el favor divino en su toma y conquista, sino que se ha visto favorecida a lo largo de los siglos por la mediación divina de la Virgen y hoy  pongo en conocimiento dos de los muchos milagros realizados a lo largo de los años.

Allá por el año 1226 llegó a Cuenca la reina Doña Beatriz de Suabia (1*), princesa alemana, muy bella y hermosa, hija del Emperador Federico, primera mujer del Rey Fernando III el Santo y el más grande de las figuras del siglo XIII, el rey Alfonso X, llamado el Sabio.


Interior de la Parroquia de la Virgen de la Luz
Se ha investigado mucho la causa de su venida a Cuenca. Concretamente no se ha podido averiguar, pero se sospecha que fuera una misión diplomática para ayudar al Rey de Aragón Don Jaime I en su guerra contra los moros de Valencia por ser Cuenca el bastión más avanzado del Reino de Castilla. A los pocos días de su estancia en nuestra ciudad a la Reina Doña Beatriz que se encontraba en periodo muy avanzado de embarazo de su hijo el Infante Don Felipe, le sobrevino una fiebre muy alta. La consternación fue general. A toda prisa  fue traído el famoso Pedro de Montpellier, físico de la Corte. El pronóstico fue pesimista. La Reina moriría.

Su hijo Alfonso X nos recuerda tan amargo trance en una de sus Cantigas:

“E porque esto decían,

non era sin razón,

cadáver al seu fillo,

estaba en a sazón.

E havia tan gran fever,

que quen a via enten, decía,

seguramente, desta non escapara.”


Se perdió toda esperanza humana. Sólo en un milagro del cielo estaba la salud de la Reina. Día y noche se hacían rogativas en la reciente creada Catedral. En solemne procesión fue trasladada la Virgen, Patrona de la Ciudad a la Cámara real. La Reina (dice la Crónica General) besó devotamente las manos y los pies de Nuestra Señora de la Luz y… ¡Oh milagro!... comenzó a reanimarse, remitió la fiebre y salvó su vida.

Dicha reina murió en Toro en el año 1235. Su esposo el Rey Fernando III el Santo, premió el celo y amor manifestado por los conquenses a favor de su Reina y el 25 de septiembre de 1229 concediendo a la Ciudad de Cuenca el privilegio del sietmo (2*).

Virgen de la Luz con el candil encendido
Otro de los milagros que se le atribuyen lo he encontrado en el siglo XVIII. Según datos recogidos en el Archivo Municipal, el día 30 de junio del año 1736, Cuenca se vió trágicamente asolada por un inesperado temporal de nieves y hielo, produciéndose una serie de víctimas como consecuencia del frío y hambre reinantes. Ante tal situación, la Corporación Municipal de esa época, acordó sacar en procesión a Nuestra Señora de la Luz el día 1 de julio, haciendo rogativas para que la desgracia, que asolaba Cuenca cesase. Providencialmente así sucedió y a las 24 horas del desfile penitencial de la “Morenita Conquense”, el clima cambió  completamente y a los pocos días la ciudad pudo recobrar su más completa normalidad. Desde esa fecha cada dos de julio la Corporación  Municipal venía celebrándolo, sufragando una Misa en acción de gracias, en recuerdo de aquel histórico acontecimiento, resuelto favorablemente gracias a la mediación de nuestra Patrona. Este hecho he constatado que  se fue celebrando hasta el siglo XX, al menos hasta el año 1957 que hay constancia en la hemeroteca de la época, en la actualidad desconozco que se siga haciendo.

José María Rodríguez González

Profesor e investigador histórico

Cuenca, 31 de mayo de 2014

______________________________________

(1*)Beatriz de Suabia, fue bautizada con el nombre de Isabel (1205-1235) Noble alemana, reina consorte de Castilla y de León entre los años 1220 y 1235, casada con Fernando III de Castilla. Fue la 4ª hija de Felipe, duque de Suabia y rey de Romanos, y de Irene Ángelo, nacida ésta de Isaac II Ángelo, emperador de Constantinopla.

 (2*) Sietmo, referido a la séptima parte con que se quedaba el Concejo de todo pecho cobrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario