miércoles, 22 de abril de 2015

El libro, legado de la historia. Día internacional del libro.


EL LIBRO, LEGADO DE LA HISTORIA.

En los libros se encierra la sabiduría y la historia de las diversas culturas que han existido hasta nuestro tiempo.

El día 23 de abril fue elegido como “el día internacional del libro” con el fin de fomentar la lectura. La UNESCO en 1995 la promulgó a nivel internacional, celebrándose el día 23 de abril, desde 1996. Fue elegido este día por la coincidencia de la muerte de Miguel de Cervantes, Willian Shakespeare y Garcilaso de la Vega en la misma fecha.

Archivo de la Catedral de Sevilla
Desde nuestros primeros balbuceos nos hemos visto rodeados de libros, despertando en nosotros un mundo de curiosidad. Página tras página, con la ilustración de sus dibujos despertaron nuestra joven inteligencia.

El libro de la vida, con sus diversas y policromas facetas, nos enseñó a conceptuar y valorar el cúmulo de enseñanzas que se vierten en ellos. En su interior fuimos encontrando ilustraciones como: paisajes, monumentos y ciudades históricas. Descubrimos: personajes, hombres insignes, héroes y santos, junto con genios literarios cuya pluma llevaron a la posteridad verdaderas joyas de la lengua.

Quiero traer, en este día inmortal, el recuerdo del insigne trío de los genios representativos de la literatura universal: Cervantes, Dante y Shakespeare, a quienes universalmente se les tributa admiración y respeto. Cervantes marca el comienzo de su vida literaria con un soneto, cinco redondillas y una elegía, a la muerte de Isabel de Valois, esposa de Felipe II, ocurrida el 24 de octubre de 1568, y ¿Quién no conoce al autor de la magna obra “El Quijote”, criatura viva del ingenio llena de belleza espiritual, hijo de la fantasía romántica y poética, que se complace en él, y le adorna con las más excelsas cualidades del ser humano? ¿Quién ignora el compendio de historia, poesía y ciencia que encierra la “Divina Comedia”? ¿Quién duda de la fuerza expresiva de los dramas de Shakespeare?

Archivo de la Catedral de Sevilla
En este día no puedo dejar pasar sin nombrar al gran inventor que dio el impulso al progreso intelectual y el que hizo llegar hasta nosotros las obras inmortales de tales insignes personajes, Juan Gutenberg, que en la ciudad alemana de Maguncia, ayudado por el calígrafo Schoeferf fue el primero en dar al mundo el primer libro impreso: “La Biblia” en lengua latina. Pronto se extendió el arte de imprimir a todo el mundo. En Inglaterra, introducido por Guillermo Caxton, el primer libro que se imprimió fue el “Tratado sobre el ajedrez”. En España el primer libro que se imprimió con esta técnica fue “La Biblia Políglota o Complutense”, en seis volúmenes, impresa por el tipógrafo alemán Alnaldo Guillermo Brocario, correspondiendo la idea y dirección a la más insigne figura de la España de los Reyes Católicos: Fray Francisco Giménez de Cisneros.

El libro constituye el más fiel amigo e inseparable compañero, en él podemos consultar nuestras dudas y abrirle nuestro corazón a la fluidez  de su prosa para saturarnos de sus enseñanzas. Un libro nunca nos abandona, guardemos para con él fidelidad y armonía.

Trasmitamos el amor a los libros y a su lectura, es la base de todo saber humano y es la llave mágica que nos abre generosa, los palacios encantados de la ciencia del saber, del mundo pasado y presente.

Cuenca, 23 de abril de 2015

José María Rodríguez González

Socio de Honor de la Asociación “Amigas de la Lectura” de Cuenca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada